thumbnail Hola,

El rosarino mostró una de sus peores caras al intentar agredir al croata Ivan Rakitic. Gonzalo Higuaín también debió ser expulsado en una jornada negra para el Real Madrid.

El Real Madrid mostró ayer una impotencia no exhibida desde hace mucho frente a un equipo diferente al Barcelona. Uno de los tristes protagonistas fue Ángel Di María. Además de cuajar un pésimo partido, el 'Fideo' acabó desquiciado por los sevillistas y debió ser expulsado.

Di María había visto ya una tarjeta amarilla. A pesar de ello, a pocos minutos del final de la primera parte, tras un contacto con Ivan Rakitic, el argentino explotó y soltó un puñetazo, que por suerte para el croata acabó en el aire.

A pesar de ello, el reglamento deja claro que se sanciona la acción o la intención, y Di María tenía claro el destinatario de su trompada. Sin embargo, la jugada acabó con tarjeta para el croata, en una decisión cuestionada de Undiano Mallenco.

Gonzalo Higuaín también debió ser expulsado, tras propinar una patada traicionera sin balón a Fernando Navarro, en una acción que parece que sólo los espectadores vieron.

Artículos relacionados