thumbnail Hola,

El delantero argentino ya jugó la temporada pasada en el club Millonario y fue clave en el regreso a la Primera División.

Está claro que los desafíos son parte de su estructura. Va dejando señales a su paso de que las empresas sencillas no están en su repertorio. Hace un año aceptó la propuesta de River, aunque fue él quien quería hacerlo, de jugar en la segunda categoría del fútbol argentino para que el equipo de sus amores regrese al máximo nivel. Cumplió con el objetivo y después dejó el club de Núñez por la puerta de atrás. Y doce meses después, Fernando Cavenaghi regresó a Europa, y su fútbol desembarcó en Castellón para sumarse a Villarreal, otro equipo importante que no pudo antenerse en la elite del fútbol europeo. Evidentemente no se quedó con los lamentos por el destrato que sufrió en su salida de River. Tiene demasiado talento como para quedarse pensando en esas cosas. Lo suyo en prender fuego redes y ahora en España seguirá haciéndolo. Y por estas cosas es que es uno de los delanteros más importantes que ha dado el fútbol argentino.

"Es una gran oportunidad y un gran desafío venir a un gran club de España y de los mejores de Europa, y sobre todo, con el reto de devolver al equipo a la categoría que se merece". Podría ajustarse a una de las tantas que se dicen como protocolo en cualquier presentación formal, aunque en el caso del Torito Cavenaghi tiene una fuerza y una cuota de veracidad. Es que lo mismo dijo cuando su River estaba en la B Nacional de la Argentina y pudo llevarlo en sólo un año a la primera división.

Si bien como nuevo jugador del Submarino Amarillo mantiene las expectativas altas, se mantiene la idea de futbolista de riesgo cuando aparecen sobre la mesa las ofertas que tuvo de equipo de primera de la Argentina. Sonó en San Lorenzo, en Lanús y en Vélez, pero sorpresivamente desembarcó en el club donde varios argentinos dejaron una huella profunda. "Lo de River es muy parecido a lo del Villarreal, son dos equipos que no merecían un paso por el descenso y que están obligados a volver a ser lo grandes que son. Mi gran ilusión es hacer goles y si es posible muchos más que la temporada pasada", dijo Cavenghi que conoce como nadie las presiones que tuvo que soportar en su regreso a River. Demasiado despiadado todo, aunque una buena experiencia como para afrontar cualquier obstáculo y este del Villarreal será apenas una valla más.

Hace un par de años, Cavenaghi pasó por el Mallorca, club en el que no tuvo continuidad y en el que convirtió seis goles en 13 partidos. "Para mí es una chance para demostrar en este fútbol que puedo hacer grandes cosas y la verdad es algo que tengo muchas ganas. Tenía otras propuestas, pero que te llame el Villarreal es algo muy grande, por eso no dudé un instante en aceptar su oferta en ningún momento". Y si bien es verdad que esta en el Submarino Amarillo es una gran tentación para el oriundo de O'Brien, detrás de este nuevo camino para el atacante que también pasó por el fútbol ruso hay un desafío personal en el que está como objetivo demostrarle a Matías Almeyda y Daniel Passarella, técnico y presidente de River, respectivamente, lo equivocados, injustos e ingratos, que fueron con él.

El Torito va por otro ascenso a Primera División y su talento y capacidad goleadora respaldan semejante inversión. No se merecía una salida tan triste de River por eso ahora quiere darse un nuevo gusto y recuperar la alegría.

Artículos relacionados