thumbnail Hola,

El delantero argentino convirtió los dos goles en la victoria de Palmeiras sobre Botafogo por el partido de ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana.

Hernán Barcos es uno de los tantos jugadores argentinos sin lugar en su propio país. Surgido de las inferiores de Racing, nunca tuvo continuidad en el club de Avellaneda. Por ello, comenzó un gran periplo por diferentes equipos y diferentes paises. Delanero de gran porte y goleador, ahora Barcos llevó sus goles a Brasil, donde anoche marcó los dos tantos en la victoria de Palmeiras sobre Botafogo por el partido de ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana.

Barcos, nacido en Bell Ville, Córdoba, el 11 de abril de 1984, llegó a Palmeiras a principio de año y se convirtió en un jugador fundamental para su equipo, con el que se consagró campeón en la Copa de Brasil. En lo que va del año marcó 17 goles en 33 partidos. Los dos goles que hizo ayer ante Botafogo fueron de gran factura. En el primero, durmió la pelota con el pecho y definió con el borde interno de su pie derecho, con un tiro cruzado al ángulo. En el segundo, recibió en el borde del área, se acomodó y de zurda puso el balón contra el palo. Ambos goles dejaron sin chance al arquero.

Barcos debutó en la primera de Racing en 2004 frente a Argentinos Juniors, por la primera fecha del Torneo Apertura. Aquel día, Racing ganó 1 a 0 con gol de Martín Cardetti y Barcos ingesó a los 40 minutos del segundo tiempo en lugar de Lisandro López. En ese torneo Apertura, jugó apenas tres partidos, todos entrando desde el banco de suplentes.

Sin lugar con la camiseta celeste y blanca, Racing lo cedió a préstamo durante cinco años. Primero fue a Guaraní de Paraguay, donde convirtió 12 goles en 30 partidos. Luego, el delantero recaló en el Olmedo de Ecuador, donde hzo 22 tantos. Entre 2007 y 2009 fueron sus temporadas más flojas. Jugó en Estrella Roja de Serbia y en Huracán, anotando apenas tres goles en cada equipo. Tras su paso por Parque Patricios, recaló en China, donde también un comienzo flojo, para luego recuperarse. Primero jugó en el Shanghai Shenua, con magros resultados. Luego pasó al Shenzhen Ruby, en el que se consagró goleador de la Superliga de China con 14 goles en 14 partidos.

Sin embargo, lo mejor estaba por venir. Racing le volvió a soltar la mano, esta vez en forma definitiva y en 2010 pasó a la Liga de Quito como parte de la negociación por la llegada de Claudio Bieler a Avellaneda. Con 22 tantos, fue el segundo máximo goleador del campeonato ecuatoriano y convirtió goles en todas las cometiciones que disputó: liga local, Copa Suruga Bank, Recopa Sudamericana y Copa Sudamericana. Con Liga, consiguió un título local y la Recopa Sudamericana de 2010.

Ese destacado desempeño en Ecuador lo catapultó al fútbol brasileño, tierra de grandes cracks, con un mercado renovado por el futuro Mundial de 2014. A los 28 años, Barcos se ha consolidado como un delantero con gran presencia física, con frialdad para definir y un promedio de gol de 0,5 goles por partido. No es poco, sobre todo teniendo en cuenta los altibajos en su carrera.

Artículos relacionados