thumbnail Hola,

Las lesiones en las rodillas son cada vez más frecuentes y, en el semestre previo al Mundial, hay una larga lista de jugadores en rehabilitación. ¿A qué se debe esto?

Hipocondría: Síndrome caracterizado por una preocupación exagerada por el estado de salud, creencia de que se padece una enfermedad y sugestión de sus síntomas.

Lo que parece el inicio de un artículo sobre patologías psicológicas es, en realidad, una idea mediante la cual se puede llegar a encontrar la explicación de la cantidad de jugadores lesionados en las vísperas del Mundial. Sería ilógico –y una gran mentira– decir que los futbolistas son hipocondríacos, pero que el temor a perderse la Copa del Mundo tiene injerencia en las lesiones, es indiscutible.

Seguramente Víctor Valdés no pensaba: “Tengo que pisar bien cuando caiga”, en el momento en el que su rodilla derecha hizo una torsión antinatural hacia el lado interno y el ligamento cruzado anterior le cortó su sueño de estar en Brasil y también de salir por la puerta grande de un club en el que ganó todo. Sin embargo, cuando un jugador se sabe determinante para su selección (y cuando no, también) convive con ese miedo a lesionarse que sólo se disipará el día en el que debute en el Mundial, pero antes de eso hay que atravesar el semestre previo caminando en puntas de pie, porque una lesión como la del arquero de Barcelona te deja afuera de la lista.

Los delanteros coparon los quirófanos

Quizás porque son los que hacen los goles, los que más se lucen, o los que son mayoría en la lista de estrellas, o todo junto, los delanteros son los más afectados por el miedo a lesionarse; y por la “mala suerte”, claro. El holandés Kevin Strootman, Theo Walcott (Inglaterra) y Radamel Falcao (Colombia) se rompieron los ligamentos y sólo este último mantiene la esperanza de poder recuperarse en tiempo récord para poder jugar el Mundial. Además, el italiano Giuseppe Rossi sufrió un esguince de segundo grado en la rodilla derecha, en la que ya tiene dos operaciones de ligamentos, y llega al límite a Brasil.

Volantes con esperanzas

El 15 de noviembre debe haber sido uno de los peores días en la vida del mediocampista alemán Sami Khedira cuando en un amistoso frente a Italia se rompió los ligamentos de la rodilla derecha, pero se espera que a mediados de abril retome los entrenamientos con sus compañeros de Real Madrid, por lo que podría llegar al Mundial con algo de rodaje.

El otro que también recibió la peor noticia tras un amistoso es Jack Wilshere, que puso en duda su participación en la Copa del Mundo por una fractura en un hueso del pie izquierdo en la última fecha FIFA. En la misma condición está Makoto Hasebe, capitán de Japón, quien se operó por segunda vez los meniscos a mediados de enero y por su importancia en el plantel lo esperarán hasta último momento.

No puede ser casualidad. Los defensores, que nunca le temen a nada, son los que menos se lesionan. Ellos están más propensos a provocar un daño en los delanteros que a lastimarse en alguna aventura por el área rival. Para asistir a un compañero, tirar o un caño o picársela al arquero, la cabeza maneja al cuerpo y para ser más vulnerable a las lesiones, también.

Artículos relacionados