thumbnail Hola,

El volante holandés dejó Botafogo cuando Milan lo llamó para ser técnico. Como no es la primera vez que pasa, te contamos otras historias similares pero muy particulares.

El fuerte vínculo que une a Clarence Seedorf con Milan desencadenó en un retiro sorpresivo del jugador holandés, que se hará cargo de la dirección técnica debido al mal momento del club italiano. Sin embargo, esta sorpresiva decisión del exjugador de Botafogo tiene varios antecedentes de todo tipo alrededor del mundo. Historias inverosímiles de jugadores que fueron técnicos al mismo tiempo, o de algunos que volvieron del retiro para hacer historia desde adentro de la cancha.

La mochila más pesada

El 26 de junio de 2011 fue el día más trágico en la historia deportiva de River. Después de dos partidos ante Belgrano en los que no pudo ganarle en el marcador global, descendió por primera vez en su historia. Matías Almeyda, ese referente que había vuelto del retiro para dar una mano, no estaba en cancha porque había sido amonestado en el partido de ida, pero sí estaría en el calvario que vivió el club de Núñez en la B Nacional.

Días después de consumado el descenso, Juan José López dejó de ser el entrenador y Daniel Passarella, presidente en este entonces, le dio el cargo a un Matías Almeyda que casí que se lo pidió. Afortunadamente para él, después de un año desgastante en el que él mismo aseguró "haber perdido diez años de vida", el Millonario se consagró campeón de la segunda división y volvió a la elite del fútbol argentino.

Con el pizarrón entre los dientes

El combativo Diego Simeone no quería dejar el fútbol sin jugar en Racing. Por eso, antes de cerrar su exitosa carrera llena de títulos en Europa, volvió a Argentina y se puso la camiseta de la Academia. No obstante, lejos de las copas y de las victorias, el equipo estaba en una situación crítica y el Cholo no tuvo mejor idea que sacarse el cuchillo de los dientes, para ponerse el traje y transformarse en entrenador. Su estadía en Avellaneda no fue larga, pero bastó para salvar momentáneamente a un club que se prendía fuego.

Del banco a la cancha

Un caso emblemático e irrepetible si los hay es el de Ricardo Tuca Ferretti. El brasileño nacionalizado mexicano había ganado cuatro títulos con los Pumas de la UNAM y era ídolo al punto de que se retiró como jugador de Toluca en 1990 e inmediatamente Miguel Mejía Barón decidió incorporarlo como ayudante de campo en Pumas. No obstante, la vida de Ferretti daría un giro inesperado cuando, después de una gira con el equipo, Mejía decidió que el Tuca podía aportarle más adentro de la cancha que sentado en el banco.

Era la temporada 1990-91 cuando Ferretti dejó de lado el conjunto deportivo y se puso los botines nuevamente. Hasta ahí, la historia consiste en un retorno, pero se volvería una leyenda luego de que el Tuca metiera un golazo de tiro libre en la final de la temporada ante América, clásico rival de Pumas. En apenas un año, Ferretti había pasado de ser ayudante a héroe dentro de la cancha y después de esa final, decidió volver a cruzar la línea de cal para convertirse en técnico de Pumas.

De Inglaterra a Estados Unidos, sin escalas

La historia más reciente es la del neozelandés Ryan Nelsen, que jugaba en QPR y el 29 de enero de 2013 anunció su retiro. Apenas tres días después, ya estaba en Estados Unidos para firmar su contrato como entrenador de Toronto FC en la MLS. Como jugador, fue parte de la mejor época en la historia de la Selección de Nueva Zelanda: estuvo en el Mundial de Sudáfrica 2010 y ganó dos veces la Copa de las Naciones de Oceanía.

Adentro y afuera

También en una selección de poca tradición mundialista se destacó Ali Daei. El 10 y capitán de Irán jugó la Copa del Mundo de Alemania en 2006 y en julio, después del torneo, se esperaba que dejara el fútbol, pero enterró todos los rumores y firmó para el Saipa Teherán como técnico-jugador. A pesar de ser un rol poco común en el mundo del fútbol, Daei se las arregló para dar indicaciones y jugar, y mal no le fue: en 2007 se consagró campeón de la Copa del Golfo Pérsico.

Los dejó plantados

El reconocido Roberto Mancini, ídolo en Sampdoria y también en Lazio, tuvo un traspaso rapidísimo de ser jugador a convertirse en técnico. Primero era una especie de ayudante de campo de Sven-Goran Eriksson mientras seguía siendo parte del plantel del equipo romano y cuando el entrenador sueco dejó el club italiano, Mancini fue cedido a préstamo a Leicester. Sin embargo, jugó apenas cinco partidos y en febrero de 2001 llamó desde Italia para avisar que era el nuevo técnico de Fiorentina.

Lo llevó a la elite

Jurgen Klopp fue un jugador de una sola camiseta. Desde 1989 hasta 2001 estuvo en Mainz y jugó su último partido oficial en la segunda división de Alemania el 25 de febrero de 2001. Tres días después se hizo cargo de la dirección técnica del club y en la temporada 2003-04 llevó al Mainz a la Bundesliga por primera vez en su historia. Apenas cinco años más tarde, pasó a Borussia Dortmund, donde formó un equipazo que llegó a la final de la UEFA Champions League 2012/13.


Graeme Souness, Alan Hansen and Kenny Dalglish
festejan la
obtención de la Charity Cup con Liverpool.

Dos campeones con un mismo destino

Los escoceses Graeme Souness y Kenny Dalglish coincidieron en una época dorada como jugadores de Liverpool y también vivirían historias similares en sus primeras experiencias como técnicos. Souness había sido parte del logro histórico de Sampdoria en la Copa Italia en 1986, pero abandonó la Serie A para volver a su Escocia natal y hacerse cargo de Rangers, donde se quedaría cinco años como técnico-jugador.

Por su parte, Dalglish ganó 19 títulos con la camiseta de Liverpool, incluyendo tres copas de europa. Paradójicamente, sería después de una final cuando su carrera como futbolista llegaría a su fin: Dalglish ocuparía el rol de técnico-jugador en Anfield después de la tragedia de Heysel en la final de la Copa de Europa de 1985, en la que murieron 39 personas tras un enfrentamiento entre hinchas de Juventus y Liverpool.

Solución efectiva

Cuando Ruud Gullit fue despedido de Chelsea en 1998, Gianluca Vialli fue contratado como técnico-jugador. En esa misma temporada, la 97-98, los Blues ganaron la Recopa de Europa y la Supercopa de Europa (ante Real Madrid) con Vialli en el banco. En Inglaterra, ganarían la Copa de la Liga, la FA Cup y la Community Shield en apenas dos años. Claramente, los directivos de Chelsea no se equivocaron.

A diferencia de algunas de estas historias, Seedorf será solamente entrenador y estará acompañado por otros ex Milan como Jaap Stam y Hernán Crespo. Al Rossonero no le está yendo bien, así que después de conocer a tantos que fueron jugadores y técnicos al mismo tiempo, no deberíamos sorprendernos si lo vemos a Clarence tirando paredes con Balotelli.

Relacionados