thumbnail Hola,

El equipo bávaro ganó la Supercopa de Europa y el entrenador catalán logró su primer campeonato en Alemania, justo ante el Chelsea de Mourinho.

La rivalidad entre Josep Guardiola y José Mourinho había comenzado a forjarse incluso antes de que el portugués recalara en España para dirigir a Real Madrid, pero definitivamene su arribo al Bernabéu terminó de profundizarla. Después de haber perdido la primera final de la temporada frente a Borussia Dortmund, el Bayern de Pep tenía en su horizonte la Supercopa de Europa y su rival sería nada menos que Mou, ya lejos de la Casa Blanca y a cargo de Chelsea.

El historial favorecía al catalán, que había ganado en siete oportunidades, sumado cinco empates y sólo caído en tres ocasiones contra el carismático extécnico de Porto. Y en el Eden Arena de Praga, un modesto estadio con capacidad para apenas 21 mil espectadores, se vivió el 30 de agosto un choque apasionante que volvió a consagrar al nacido en Sampedor y le valió el primer título en su experiencia germana.

Los Bávaros comenzaron perdiendo casi desde el vestuario, porque a los 8 minutos de juego fue Fernando Torres el encargado de establecer el 1-0 para el conjunto inglés. En el primer tiempo, el marcador se mantendría inamovible y, con la desesperación de los alemanes, se esperaba que en la etapa complementaria se desarrollara el juego más conveniente para los Blues, con la chance de explotar el contragolpe. Sin embargo, apenas iniciado el segundo período, Franck Ribéry igualó el trámite y el partido llegó al alargue con Bayern Munich mejor posicionado, dado que Chelsea sufrió la expulsión de Ramires por doble amonestación muy cerca del cierre del encuentro.

En el tiempo suplementario, fue otra vez el club londinense el que sorprendió de entrada y con gol de Eden Hazard se acercó a la consecución del trofeo, pero a instantes del final, el ingresado Javi Martínez logró el festejado empate que llevó la definición a los penales. Allí, convirtieron David Alaba, Toni Kroos, Philipp Lahm, Ribéry y Xherdan Shaqiri para los de Guardiola, mientras que David Luiz, Oscar, Frank Lampard y Ashley Cole anotaron para los de Mourinho. En la última ejecución de la serie, Manuel Neuer se lució ante Romelu Lukaku y desató el festejo de sus compañeros.

De ese modo, Pep ganó su primer torneo en Bayern, justo ante su rival de siempre. El Mundial de Clubes fue su segundo título, en diciembre, y la importante diferencia que sus dirigidos hicieron en la primera mitad de la Bundesliga hace suponer que antes de la Copa del Mundo podría estar celebrando de nuevo. Repetir lo hecho en Barcelona, probablemente resulte una misión imposible.

Artículos relacionados