thumbnail Hola,

Después de un exitoso ciclo al frente de Newell's Old Boys, Gerardo Martino fue contratado por el Barça. En su primera presentación, su equipo venció 8-0 a Santos.

La llegada de Gerardo Martino al Camp Nou sorprendió a propios y extraños. Si bien su carrera resultaba indiscutible por los logros obtenidos tanto en el fútbol paraguayo dirigiendo a Libertad y a Cerro Porteño como a cargo de la Selección guaraní, y en última instancia con el buzo de Newell's, su desembarco en Barcelona para reemplazar a Tito Vilanova no dejó de llamar la atención.

Comenzó como un rumor, luego fue una reunión concreta y siempre se habló de la incidencia de Lionel Messi en la decisión final. Lo cierto es que, sin escalas, el DT que ya había anunciado que no renovaría su vínculo con La Lepra una vez finalizada la temporada 2012/2013, pasó del Parque Independencia a dirigir al multicampeón Blaugrana.

El entrenador rosarino había hecho un excelente trabajo en el Rojinegro, donde había asumido a fines de 2011 el desafío de sacar del pozo a un equipo muy complicado con los promedios. En sólo un año y medio, el Tata logró un cuarto puesto, un segundo lugar y un título que coronó su breve pero inolvidable ciclo en el Coloso, donde además consiguió llegar a las semifinales de la Copa Libertadores 2013.

Su primera aparición en la que sería su nueva casa se dio en el marco del Trofeo Joan Gamper, un certamen amistoso que suele utilizar el Barça para presentar a su plantel antes del inicio de cada temporada. El resultado fue aplastante: 8-0 sobre Santos, que además de invitado terminó siendo espectador de ese encuentro preparatorio. Un gol de Messi, uno de Léo en contra, uno de Alexis Sánchez, uno de Pedro, dos de Cesc Fábregas, uno de Adriano y el restante de Dongou le dieron cifras definitivas a una victoria que invitaba a la ilusión.

"Sólo quería decirles de la enorme felicidad de estar aquí y trasladarles, junto con el grupo de jugadores y todo el cuerpo de trabajo, la satisfacción de poder formar parte de este club y el compromiso de intentar que este sea un año de logros para la institución", fueron las primeras palabras de Martino en el campo de juego de un estadio colmado que lo ovacionó después de su saludo final en catalán.

En adelante, sufrió algunas críticas por parte de la prensa española, tuvo algunos traspiés futbolísticos, pero llegado el cierre del semestre sus dirigidos se mantienen vivos y con expectativas de ganar todas las competiciones en las que participan. Si todo sale como el Tata espera, 2014 podría ser el año de su consagración como técnico en el plano europeo.

Relacionados