thumbnail Hola,

Después de algunas idas y venidas, y de esperar seis meses más de lo debido, el cinco de la Selección Argentina regresa al club que lo vio nacer.

Boca lo buscó en enero, pero ciertas complicaciones, y hasta algún que otro 'pero' de Carlos Bianchi, retrasaron su regreso seis meses más. En julio, Daniel Angelici no dejó pasar la oportunidad: había finalizado su préstamo con Vélez y las ganas del jugador de estar en Argentina para llegar bien al Mundial y estar cerca de su familia potenciaban sus chances de pegar la vuelta. Y así fue.

El 29 de julio el Tano presentó a Fernando Gago como flamante nueva incorporación. Y, sin dudas, no se equivocó. Porque si bien las lesiones, que lo marginaron durante el primer semestre en el Fortín se volvieron a hacer presentes, el Xeneize logró disfrutar de grandes pasajes del juego de Pintita, quien habiendo disputado sólo nueve partidos (el 50% del total del campeonato) fue una de las grandes figuras del equipo de Carlos Bianchi, que sufrió cada vez que no lo tuvo en cancha.

Las negociaciones se alargaron durante un tiempo porque el club ofrecía una cantidad de dinero que cubría las expectativas de Valencia, aunque no así las formas de pag. Además, Vélez hacía fuerza para renovar un vínculo que esperaba fuese más fructífero. Amadeo Salvo, el presidente del club Che, había dicho en su momento que la respuesta por el jugador iba a ser negativa, hasta que finalmente, tras más de veinte días de negociaciones se llegó a un acuerdo.

Luego llegaría el tiempo de "pensar en la Selección", las polémicas sobre si él y Riquelme podrían jugar juntos (lo hicieron en tres oportunidades y se llevaron los nueve puntos) y si Alejandro Sabella debía convocarlo junto con Agustín Orion para los últimos amistosos del año. Poco le importa todo eso hoy al Xeneize, que, por encima de todo, se aseguró ser el único club argentino con dos jugadores mundialistas.

Relacionados