thumbnail Hola,
Lewandowski levanta los cuatro dedos y se mete en la historia.

Lewandowski se metió en la historia

Lewandowski levanta los cuatro dedos y se mete en la historia.

Festejo cuarto gol Lewandowski

Tras el póker que le convirtió al Real Madrid, el delantero del Borussia Dortmund se anotó en varios récords que poseen jugadores de la talla de Van Basten o Schevchenko.

No es normal para un delantero convertir cuatro goles en un mismo partido. Menos lo es hacerlo en Champions League y, menos aún, en semifinales. Y ni hablar que esto suceda ante el poderoso Real Madrid. Robert Lewandowski consiguió esta proeza en una noche soñada en la cual se metió en la historia del fútbol.

Con 24 años, el delantero del Borussia Dortmund se transformó en el décimo jugador en la historia de la competencia en convertir un póker de goles en un mismo partido, pero es el primero en hacerlo en una serie de semifinales.

La selecta lista la encabeza uno de los mejores jugadores de la historia, Ferenc Puskás. Por ironías se mueve el mundo y este excelso delantero realizó esta proeza en el Real Madird en la final de la, entonces, Copa de Europa de 1960 ante el Eintracht Frankfurt. El partido terminó 7 a 3 y los otros tres tantos los hizo el argentino Alfredo Di Stéfano.

Ese récord se mantuvo intacto durante 32 años, hasta que Marco Van Basten le metió la misma cifra al Göteborg sueco durante la fase de grupos. Y siete años más tarde, Simone Inzaghi hizo lo mismo en el partido en que la Lazio de Simeone y Sensini derrotó al Olimpyque de Marseille por 5 a 1.

Los argentinos seguirían siendo protagonistas en estos récords porque luego, Dado Prao, delantero croata, convertiría cuatro goles en la victoria del Mónaco ante el Deportivo La Coruña por 8 a 3. En ese histórico equipo, que terminó siendo finalista, jugaban Lucas Bernardi y Hugo Ibarra.

En 2004 fue el turno de Ruud Van Nistelrooy, quien con lo logró con el Manchester United ante el Sparta Praga. Y un año después, Schevchenko convirtió los cuatro goles de la victoria del Milan ante el Fenerbache.

Los argentinos no sólo han sido espectadores de estos goleadores, sino que también uno de consiguió esta hazaña. Quién más sino Lionel Messi, que le hizo cuatro goles al Arsenal en 2010. Y, como si esto fuera poco, la Pulga metió cinco en 2012 al Bayer Leverkusen, único hombre en la historia en convertir esa cantidad.

Bafétimbi Gomis tal vez no sea el delantero más conocido, pero sí se anoto como el octavo jugador en la historia en obtener este logro. Lo obtuvo con el Olympique Lyonnais en un partido dudoso ante el Dynamo Zagreb, que terminó siendo investigado por el resultado. Fue 7 a 1, con seis goles en el segundo tiempo. Por último, llegó Mario Gómez, quien con el Bayer Munich hizo cuatro goles ante el Basel.

Aún más reducido es el club que integran José Sametier, Eulogio Martínez y, el más actual, Diego Milito, únicos jugadores que lograron hacerle cuatro goles en un mismo partido al Real Madrid. El primero fue jugador del Barcelona y lo hizo en los cuartos de final de la Copa del Rey de 1926. El segundo lo logró en la misma instancia de la misma competencia, pero en 1957. Y, por último, medio siglo más tarde, lo consiguió el argentino jugando para el Zaragoza en 2006.

Hoy, el que entra en toda esta historia este nueve de área polaco que la próxima temporada jugará bajo la conducción de Pep Guardiola en el equipo de Munich.

Artículos relacionados