thumbnail Hola,

Los fichajes de Vermaelen y Mathieu permitirán a Luis Enrique utilizar al Jefecito como centrocampista, posición en la que destacó a lo largo de la Copa del Mundo con Argentina.

Durante las últimas temporadas, todos coincidían con la necesidad que tenía Barcelona del fichaje de un central. Sin embargo, la inexplicable resistencia del conjunto catalán a reforzar su defensa acentuó uno de los pocos defectos de un plantel que lo ganó absolutamente todo. Ni siquiera la llegada de Gerardo Martino pudo cambiar esa realidad.

El fútbol es como la vida. A veces renovarse no es una opción, es una obligación. Y lo que sucedió con Carles Puyol es un claro ejemplo de ello. El mítico central de Barcelona ya no tenía el físico de hace algunos años. Las constantes lesiones obligaron a cada uno de los técnicos que pasó por el banco de Camp Nou a improvisar en defensa. Y uno de los mejores experimentos fue poner a Javier Mascherano como defensor central.

Si bien el Jefecito llegó como mediocampista central, las necesidades de Barcelona lo llevaron un poco más atrás en el equipo catalán. A pesar de su baja estatura (1,74), el argentino respondió en cada partido como si hubiera jugado toda su vida en la última línea. No obstante, nunca dejó de ser más que un simple experimento.

Y es que llevar a Mascherano a la defensa es desperdiciar a un centrocampista de clase mundial. En la Copa del Mundo tuvo un papel fundamental con la Selección argentina. Fue una máquina de recuperar balones, con voz de mando, con personalidad en la mitad de la cancha y también con capacidad para elaborar jugadas de ataque. Sin dudas, fue el jugador más importante del equipo de Alejandro Sabella.

Luis Enrique se dio cuenta de ello, por lo que la dirección deportiva de Barcelona, por fin, se decidió a contratar a centrales de garantías. La presencia de Thomas Vermaelen, Jérémy Mathieu, Marc Bartra y Gerard Piqué permitirán el regreso de Javier Mascherano a su posición natural.

En el 3-2-3-2 que tiene en mente el nuevo director técnico de Barcelona, Mascherano jugaría por delante de la defensa junto a Sergio Busquets, una pareja de volantes que tendría la capacidad para destruir y profundizar cuando sea necesario. Así, Ivan Rakitic jugaría más adelantado para establecer sociedades en ataque con Andrés Iniesta, Luis Suárez y Lionel Messi.

Ya el Jefecito se sumó a la pretemporada de un conjunto español que no solamente se renovó en nombres, sino también en ideas. El próximo 18 de agosto jugarán el último amistoso de pretemporada frente a León, partido en el que se verá la versión más parecida del nuevo Barcelona, y en el que muchos esperamos ver a Mascherano en la mitad de la cancha, de donde nunca debió salir.

Artículos relacionados