thumbnail Hola,

La Academia mostró un buen nivel en el triunfo sobre Defensa y Justicia, pero no debe situar la vara más alta de lo que le corresponde: aún es un equipo en formación.

Pasó en incontables ocasiones: Racing realiza una buena pretemporada y comienza el campeonato con un triunfo sólido y un rendimiento convincente. Las ilusiones de los hinchas crecen hasta el infinito y los medios empiezan a señalarlo como candidato al título. Porque alguna vez tiene que concretar lo que insinúa. Pero después se encarrilan un par de empates, aparecen las primeras derrotas y, cuando llega la mitad del torneo, la Academia navega por el mar de la intrascendencia. Esta vez, las dos primeras premisas ya se cumplieron. Pero todavía no hay motivos para creer que, como reza la canción, "este es el año": pese al triunfo 3-1 sobre Defensa y Justicia, el equipo de Diego Cocca no debe ser señalado como uno de los candidatos al título en el arranque del torneo. Como dijo el filósofo del pelo color mostaza, es momento de avanzar paso a paso.

Está claro que el conjunto de Avellaneda apunta a dar pelea y tiene jugadores como para pensar que puede conseguirlo, pero hay dos cuestiones que no pueden dejarse de lado: Racing fue el peor equipo de la temporada pasada (sumó apenas 33 puntos en 38 fechas) y afronta este nuevo campeonato con un equipo completamente nuevo. De los 11 futbolistas que fueron titulares en Florencio Varela, solamente tres formaban parte del plantel en la primera parte del año: Sebastián Saja, Gabriel Hauche y Luciano Aued, que apenas había jugado de arranque en tres encuentros del Final. Bien distintos son los casos de, por ejemplo, San Lorenzo y Newell's, que no solamente mantuvieron la base sino que le agregaron jugadores de probada categoría.

Hay que tener en cuenta, también, las circunstancias del triunfo que consiguió la Academia en su debut: Racing venció a un equipo que disputaba el primer partido de su historia en la máxima categoría; que perdió a su técnico (justamente, el actual entrenador del equipo de Avellaneda) y a buena parte de la base que logró el ascenso, incluido su goleador y figura (Juan Martín Lucero, hoy en Independiente); y que, encima, se quedó con diez jugadores cuando el partido no había disputado ni siquiera su primera media hora.

Eso no significa que el conjunto de Cocca no haya jugado bien contra Defensa. En su debut por el campeonato, el equipo mostró cuestiones por demás interesantes, pero no hay que olvidar que en el triunfo por la Copa Argentina sobre San Martín de San Juan, el rendimiento había sido algo más deslucido. Altibajos típicos de un equipo que todavía está en formación. Material, está claro, tiene: Diego Milito demostró toda su categoría contra Defensa, Gastón Díaz se destapó con tres asistencias, Nelson Acevedo jugó como si fuera un experimentado y recién lleva una semana en el club y todavía falta que jueguen Ezequiel Videla y Ricardo Centurión, por ejemplo. Pero esto recién empieza.

Y Racing no debe pensar más allá del próximo partido. Porque candidato, en este caso, no se nace: se hace.

Relacionados