thumbnail Hola,

El argentino, que con 23 años ya mostró todo su talento en España, es el objetivo de Tottenham y el jugador ideal para lo que buscan los 'Spurs'.

Con sólo 23 años y luego de haber estado cinco temporadas en Villarreal, Mateo Musacchio se ha convertido en el objetivo primordial de Tottenham para reforzar su defensa. El jugador argentino surgido de la cantera de River Plate es un desconocido en el fútbol inglés, pero su crecimiento acelerado y todo lo que demostró en el Submarino Amarillo dejan a las claras por qué es el elegido de Mauricio Pochettino.

Musacchio llegó con 18 años a Villarreal y se convirtió en el pilar de la defensa del club de Castellón. Por lo tanto, su actual entrenador, Marcelino, quien ya da por hecha la transferencia, lamenta su partida pensando en lo difícil que será encontrarle un reemplazante.

Tras su llegada a España, el jugador nacido en Rosario no tardó demasiado en mostrar su talento; por eso ascendió rápidamente desde la reserva del club hasta el primer equipo. Y desde ahí, no paró de crecer. Se convirtió en capitán tres años más tarde y, aunque es defensor, mostró habilidad con la pelota, algo que es clave para Pochettino y con lo cual espera reforzar la última línea de los Spurs.

En ese sentido, queda claro que también la llegada del argentino es del agrado de la dirigencia, quienes tras invertir cientos de millones de dólares al inicio de la temporada pasada, vivieron un fracaso de gran magnitud, algo que terminó de coronarse con la campaña irregular de Tim Sherwood.

Pero más allá de su calidad con la pelota, la adaptación de Musacchio a la idea de juego de Pochettino parece ser algo que sucede de manera perfecta. Pese a no ser muy alto, el jugador es instintivo, lee bien las jugadas y sabe anticipar, además de apoyar el ataque por las bandas, una cuestión en la que el entrenador ex Southampton hace énfasis.

Y a todo esto hay que sumar su alto número de intercepciones de pase: con 108, batió un récord en La Liga; número que exhibe su gran capacidad de entender el juego y pensar como un volante que se ubica bien en la defensa. Además de ganar los duelos cuando se trata de ir al suelo a pelear por una pelota.

Es así como, con su visión de juego, su calidad para poder recibir una pelota que le entrega el arquero y salir jugando, además de su excelente juego defensivo, el ex-River suma todas las condiciones que un entrenador y una dirigencia pueden querer encontrar para el fútbol inglés, donde no es común para los jugadores de la zaga contar con esa habilidad.

A la espera de la oficialización, que ya parece inminente, el equipo del norte de Londres está cerca de quedarse con un gran refuerzo, que tiene todo lo necesario para brillar en un fútbol donde lo que él hace se ve muy poco.

Artículos relacionados