thumbnail Hola,

Barcelona todavía tiene mucho para dar, Atlético es el nuevo Borussia Dortmund, Wenger sabe pero no puede y mucha atención con PSG. Lo más destacado de la semana de Champions.

 Ariel Rodríguez
 Columnista Goal
Seguilo en

Llegamos al punto de la temporada en el que nos preguntamos si el PSG podrá sorprender a los grandes. ¿Está listo para quedar en la historia? Le sobra en la Liga francesa y en la primera fase de la Champions, pero el salto a la cima debería corresponder a lo que le depare el destino del sorteo. No es lo mismo Bayern que Bayer. Se esperaba que Bayer Leverkusen no fuera rival, pero sorprendió tanta diferencia entre uno y otro. Todo un repertorio futbolístico el de Zlatan y sus muchachos, con tintes de baile dentro de una goleada que se estirará en la revancha.

¡Qué desilusión me llevé con el Manchester City! ¡Clichy con Kolarov adelante para frenar a Dani Alves! Y justo el brasileño es el mejor jugador del partido. Mazazo para la planificación del Ingeniero Pellegrini. El Tata Martino esperaba a Nasri en el 11 inicial, igual que la mayoría de los espectadores. Creo que era hora de mostrar la chequera. Tirar los 600 millones de euros invertidos en estos años y plantear una batalla de estrellas en la que ganara el mejor. Nada de eso pasó. Barcelona también cambió, pero el estilo, no la esencia. Un mediocampista más para volver al tiki-taka y adueñarse de la pelota. Equipo corto, mucho toque, condiciones que favorecen a su juego y complican al City. Sin pelota y sin espacios, a los ciudadanos el partido se les hizo cuesta arriba. Y nunca estuvieron cómodos. Barcelona sacó diferencias importantes y la serie pinta como para que siga avanzando en la temporada. Messi y Neymar todavía no dieron su mejor recital juntos. Claro que promete.

Wenger sabe cómo romper al Bayern Munich, pero de ahí a la realización en la cancha hay una diferencia importante. Lo demostró en el cruce de la temporada anterior y en el comienzo de este partido. Presión alta con zonas más pobladas en la medular de la cancha para anularle el circuito al Bayern (si la pelota no puede pasar por el centro, no existe la circulación completa) y varios puntos por donde atacarlo. Wenger dispuso que el wing derecho se ubicara a espaldas de Alaba, -Walcott el año pasado y Oxlade ahora-, al 9 (Sanogo) lo puso bien metido entre los centrales y un volante central (Wilshere) disparado a atacar directamente a los defensores como si fuese otro delantero. El plan duró sólo 10 minutos. Özil demostró que tiene magia suficiente en los pies como para ser Balón de Oro a futuro, pero enseguida sentenció que no lo será al patear mal un penal que podía ser fundamental. Tiene todo para ser de los mejores del mundo, pero no lo es.

Neuer demostró que, si es cierto que los distinguidos aparecen en momentos clave, él es uno de ellos, y desde ahí mandó Bayern Munich. Partidazo de Kroos, cada vez más parecido a Schweinsteiger. Toque corto, largo, lectura del juego, remate, inteligencia… fue el director de orquesta del recital del segundo tiempo. Otra obra maestra del Bayern dejando al poderoso Arsenal de Wenger en ridículo. Ya este equipo se acerca a los mejores que recuerdo. Aunque también creo que con Guardiola como entrenador, podemos seguir esperando aún más. Bayern Munich, como lo dijimos alguna vez para Goal, es todopoderoso y no parece tener rival.

A Milan le hizo muy bien el cambio de entrenador. Seedorf le dio vida en pocos días. Se nota que Kaká y Balotelli están mejor alimentados. Fueron importantes las llegadas de Essien, termómetro en el centro del campo, y Taarabt, por frescura, gambeta y desfachatez para jugar. Pero... no creo que le alcance frente a uno de los tapados de esta Champions. Nadie da como candidato al Atlético Madrid. ¿Me puedo anotar? Dije, en este espacio al comienzo de la temporada, que veía mejor a los del Cholo para llegar lejos en la Champions que para pelear hasta el final de la Liga. Mantengo esa opinión. No quiero enfrentarme al Aleti en un mano a mano. Milan lo está sufriendo. Es cierto que necesitó de un gran Courtois, pero siempre estuvo expectante a la espera de dar el golpe. Lo hizo faltando pocos minutos. Costa, Turan, Koke, Diego… cuidado con los Rojiblancos, no sea cosa que sean el Borussia Dortmund de la temporada pasada.

Se terminaron los apuntes en mi libreta de Champions. Aunque se viene lo mejor.

La seguimos otro día en Goal.

Relacionados