thumbnail Hola,

El Inicial da cada fecha más pruebas de la locura en que está inmerso en cuanto a resultados: equipos que no asumen su rol de candidatos, promesas sin cumplir. ¿Ficción o realidad?

Hubo una vez, hace mucho tiempo en un país muy lejano, un torneo de fútbol que nadie quería ganar. Como si el mundo del revés se tratara, en aquella competición los equipos hacían lo suficiente para alejarse de la punta. Rachas insólitas de resultados negativos; esfuerzos sobrehumanos por olvidar el buen juego; incansables trabajos para conseguir rendimientos impresentables. Pero era tal el ahínco de todos los equipos por alejarse de la cima que nadie podía lograrlo, y escapar del título era una proeza heróica.

Quizás, ese símil comienzo de cuento infantil pueda reflejar el presente del fútbol argentino, con un Torneo Inicial bien loco. Por dar una idea, el líder del certamen y campeón defensor, Newell's, sacó solamente 3 de los últimos 12 puntos en juego, pero nadie tuvo el tupé de arrebatarle el puesto. Arsenal, otro de los candidatos (está cuarto junto a Lanús), tan sólo consiguió dos unidades de las últimas 12. Si el campeonato hubiese comenzado hace cuatro fechas, los de Sarandí estarían 18° y los rosarinos 16°. Ambos, sin embargo, aspiran a llevarse el título.
 
San Lorenzo y Boca no se quedan atrás. Si bien los dos obtuvieron dos triunfos, un empate y una derrota en los últimos cuatro partidos, dejaron pasar varias chances para colocarse como líderes. Los de Pizzi ganaron solamente dos partidos de los últimos seis, bajísimo porcentaje para quien ostenta la segunda posición; los de Bianchi apenas pudieron salir victoriosos en dos de las últimas cinco presentaciones. Para un equipo que comparte la segunda posición a dos puntos del líder, también deja mucho que desear.

Entre tanta desidia, el único que supo entender el momento es el Lanús de los mellizos Barros Schelotto. El equipo del Sur del Gran Buenos Aires consiguió los últimos 12 puntos en juego, lo que le permitió adentrarse en la pelea. Claro que debió aprender a los golpes para llegar a este lugar: antes de esta racha -de cuatro victorias al hilo- venía de una mucho más negativa, con tres derrotas en fila y cuatro juegos sin ganar. Por lo que el conjunto de Guillermo pasó de sacar 1 punto de 12 (entre la 8° y la 11° jornada) a conseguir 12 sobre 12.

Con esta disyuntiva, hasta equipos como Atlético Rafaela pueden lamentarse. El club santafecino está sexto, a cinco puntos del líder Newell's, pero sólo obtuvo cinco puntos de los últimos 12. Con un poco más de suerte, estaría enquistado en el medio de la discusión por el título, a cuatro fechas para el final.

El desenlace es un misterio: Newell's, el del juego vistoso y la filosofía que engalana, no gana hace cuatro partidos; Boca, que sin Gago parece más un equipo de mitad de tabla que un serio aspirante al título, precisa más fútbol que coraje; San Lorenzo, por el contrario, anda necesitando la convicción que le sobra a Boca para que su fútbol además de lindo sea también efectivo; Arsenal, embriagado tras los festejos de la Copa Argentina, necesita un cambio abrupto en su convicción si no quiere dejar pasar el último tren; y Lanús... Lanús necesita que nada cambie al menos por unas semanas más, y el título estará mucho más cerca de lo que imaginan, incluso con la cabeza puesta en la Copa Sudamericana.

Igual, poco importa. Si es el campeonato que nadie quería ganar.

Artículos relacionados