thumbnail Hola,

Nuevamente el fútbol se vió empañado por los incidentes ocurridos durante y tras el partido entre Peñarol y Vélez por la Copa Libertadores.

Christian Nacimbera
Editor Jefe
Goal.com Latinoamérica
Seguilo en


La Copa Libertadores vivió una noche de violencia, esta vez el escenario fue en Uruguay. El partido entre Peñarol y Vélez terminó empañado una vez más por el gran flagelo del fútbol sudamericano-La Violencia.

Con el recuerdo fresco aún de la final de la Copa Sudamericana en Brasil, donde Tigre fue víctima y sus jugadores fueron golpeados en el vestuario, otra vez la violencia se adueña del fútbol y van..

Parece que las muertes del fútbol y los hechos violentos ya dejaron de ser noticia, que pasan como algo y son parte del combo que nos tratan de vender. Pocos por decir ninguno de los directivos de los clubes toman en serio el tema y simplemente siguen manejando a los clubes como si fueran simples almacenes de barrios con el único objetivo de vender un producto al precio que sea y sin intentar matar al problema desde la raíz.

Muchos podrán decir la violencia en América Latina esta en la sociedad y el fútbol es sólo el fiel reflejo de una sociedad enferma, en parte es verdad. Pero esto no le quita responsabilidad ya que un club debe ser tomado como una entidad para recrear a la gente, y no enfermerla aún más.

Cada fin de semana siento más nostalgia y envidia sana al ver a los hinchas en las canchas del la Premier League por ejemplo, disfrutar del fútbol como un evento más, y me podrán decir que no tiene el folklore ni el colorido del fútbol en Sudamérica, pero eso a esta altura es sólo un consuelo de tontos. ¿Como lo lograron en Inglaterra? Simple con leyes duras y sacando a la lacra de los barrasbravas de las canchas... Algo que por nuestras tierras parece un imposible ya que los propios dirigentes en muchos casos utilizan a los barras para subir al cargo.

Parece una tarea complicada erradicar la violencia del fútbol en Sudamérica, pero mientrás los violentos sigan invadiendo las canchas y haciendo sus negocios con el fútbol todo será aún más complicado de resolver. El saldo fue negativo en todo sentido: ningún detenido y el fútbol sigue sufriendo.


Artículos relacionados