thumbnail Hola,
Johan Cruyff dejó de fumar para salvar su vida y ayudar al Barcelona

Johan Cruyff dejó de fumar para salvar su vida y ayudar al Barcelona

Getty

El holandés dejó de fumar tras se operado del corazón en una decisión que salvó su vida y cambió para siempre el futuro del Barcelona.

PERFIL
Por Ben Hayward | Especialista en fútbol español

"El fútbol me lo ha dado todo en la vida; el tabaco estuvo a punto de quitármelo". Esta frase pertenece a Johan Cruyff, uno de los más grandes jugadores, entrenadores, innovadores y uno de los hombres que se encuentra detrás del impresionante éxito del FC Barcelona en la actualidad. Pero si él no hubiese dejado de fumar en 1991, puede que el legendario Barça de la actualidad nunca hubiera existido.

Cruyff comenzó a fumar a temprana edad y ni siquiera jugar al fútbol le impidió seguir adelante con este hábito. Sólo un entrenador se enfrentó a la adicción del delantero, fue Hennes Weisweiler en 1975, aunque el alemán pronto se terminó quedando sin trabajo.

Cruyff se encendió un cigarrillo inmediatamente después de jugar su primer partido con el FC Barcelona, y otro más al salir de las duchas en un claro síntoma de que no le importaba que todos supiesen que fumaba. Sin embargo, fue durante su etapa como entrenador cuando el tabaco le dio serios problemas.

El holandés llegó como entrenador al Camp Nou en 1988, ganando una Liga de Campeones y una Copa del Rey en sus dos primeras temporadas. A pesar de esto, fue en 1990-91 cuando su puesto como entrenador comenzó a correr peligro, algo que lo puso nervioso y provocó un aumento en su adicción al tabaco, llegando a fumar hasta 20 cigarros al día.

Después, a finales de febrero de 1991, el estrés y los efectos del tabaco lo llevaron a un grave problema de corazón que derivó en una operación con doble bypass que puso en peligro su vida. Su doctor, Mario Petit, explicó después: "Cruyff ha tenido mucha suerte, ya que esta enfermedad es grave y ha podido tratarse a tiempo". El cirujano aseguró a Johan Cruyff que podría volver a entrenar, pero sólo bajo dos condiciones, tomarse dos meses de descanso y dejar de fumar.

Si seguía fumando, el fútbol y probablemente su vida se terminarían para él. "No fumo porque me dijeron que si seguía fumando me moriría", desveló Cruyff posteriormente. Y también hubo una advertencia de su esposa: ¡Esto se tiene que acabar!


Johan Cruyff en el banquillo del Barcelona en 1991, meses antes de sufrir un ataque al corazón

Él lo consiguió. Lo cigarros de Camel fueron sustituídos por los famosos Chupa-Chups y Cruyff terminó dejando de fumar, llegando incluso a realizar malabarismos con un paquete de tabaco para terminar tirándolo en un anuncio de concienciación de la Generalitat de Catalunya.

De vuelta a los terrenos de juego, una edad de oro había comenzado para él. Los resultados de las siguiente cuatro temporadas fueron magníficos, con cuatro Ligas y una Champions League. El Dream Team había nacido.

El holandés recomendó una academia para jóvnees jugadores en el FC Barcelona, donde él había llegado en 1978, e incluso un joven Pep Guardiola comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo del fútbol de la mano del técnico holandés. Cruyff cambió la posición de Guardiola en el campo y lo convirtió en pivote dentro de un equipo que ganó la Liga de Campeones en Wembley en 1992.

De regreso al estadio inglés en 2011, Guardiola ganó su segunda Liga de Campeones en tres años con el Barcelona - la cuarta de la historia del club catalán.  La segunda había llegado en 2006 de la mano de un Frank Rijkaard que, como Guardiola, había sido recomendado al club por Johan Cruyff.

A pesar de que actualmente con Sandro Rosell no está tan ligado al Barcelona, Cruyff también tuvo unas palabras de apoyo para Tito Vilanova cuando este anunció que debería dejar temporalmente su puesto de entrenador para tratarse de un tumor.

"Mis primeros pensamientos están con su mujer y sus hijos, que son quienes más sufren. Tienes que estar con la familia," dijo Cruyff. "Por supuesto que Tito volverá. Siempre lo he creído. Lo creo porque cuando estás enfermo tienes que ser positivo.

Gracias al pensamiento positivo de Johan Cruyff y a su capacidad para dejar de fumar,  los aficionados del Barcelona pueden ahora unirse al mejor club de la historia del fútbol. Es difícil imaginar que tantos sueños pueden echarse a perder en una bocanada de humo.

Para los que quieren dejar de fumar, el Barcelona se ha unido con la campaña "Nada detiene a los ex-fumadores" de la Comisión Europea (www.exsmokers.eu) para lanzar el inovador programa 'Deja de fumar con el Barça'. Para encontrar más información acerca de la aplicación para móviles iCoach, visita www.quitsmokingwithbarca.eu

Sigue a Ben Hayward en

Artículos relacionados