thumbnail Hola,

El seleccionado de Sabella volvió a ganar y se muestra cada vez más firme, aunque en el debe todavía le queda lograr mayor solidez en la defensa. El ataque funciona como un reloj.


Germán Esmerado
Redactor Goal.com Argentina
Seguilo en


Argentina arrancó el año como había terminado el 2012, en gran nivel. Nueve partidos jugó el conjunto de Alejandro Sabella el año pasado, de los cuales ganó siete y empató dos, sin derrotas. El partido frente a Suecia fue otra prueba para un equipo que se va asentando y juega cada vez mejor, aunque todavía le queden cosas por mejorar, especialmente en el aspecto defensivo.

El ataque argentino volvió a brillar, aún sin una gran actuación de Lionel Messi. La Pulga no gravitó tanto, pero abrió espacios para sus compañeros, especialmente para Gonzalo Higuaín, quien metió un doblete, y para Sergio Agüero, autor de otro gol. Messi, se notó, reguló buena parte del partido, ayudado por el rápido desenlace del juego. Argentina se puso 3-1 antes de la media hora y manejó los tiempos a su antojo. El crack del Barcelona aprovechó esto y estuvo menos activo que otras veces, sabiendo que se viene una seguidilla de partidos importantes con el equipo catalán.

Con Messi regulando, el conductor argentino fue Fernando Gago, de excelente partido. El flamante refuerzo de Vélez demostró estar en gran forma, se convirtió en eje y distribuyó el juego con claridad y precisión. De a poco, Pintita se va afianzado como pieza clave de esta selección. Es, después de Agüero, quien mejor se entiende con Messi, y con el que más se conecta para darle al ataque argentino fluidez y profundidad.

Pero no todas fueron rosas en el conjunto albiceleste. La defensa volvió a sufrir. Quizás no tanto como otras veces, pero Suecia, aún intentando poco, logró llevar peligro al arco defendido por Sergio Romero, de mala actuación. En los dos goles del equipo escandinavo, el misionero podría haber hecho más, aunque no se le puede achacar total responsabilidad en ambos tantos.

Hugo Campagnaro, por caso, volvió a demostrar que no tiene nivel de selección. El defensor del Napoli no se proyecta, cuando lo hace lo hace mal, y en la marca pierde más de una vez. En su equipo se limita a cubrir un sector, sin ninguna responsabilidad en ataque, y con una defensa más cerrada. No tiene caso que siga siendo convocado.

El caso de Federico Fernández es particular. El nuevo refuerzo del Getafe se había ganado el puesto a fuerza de buenas actuaciones, aunque hoy jugó decididamente mal, quizás por la falta de continiudad que venía arrastrando en Napoli. El ex Estudiantes perdió la marca en el primer gol y después falló un par de veces ante Ibrahimovic.
Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta cumplieron, lo mismo que Javier Mascherano en su rol de 5 atrasado, cubriendo espacios y relevando a Gago y Di María. Lo cierto es que Suecia atacó poco y nada y la defensa argentina no fue muy exigida. Aún así, sufrió dos goles.

Sabella está apostando por un equipo casi de memoria, y los jugadores se entienden cada vez mejor. Si bien el entrenador ya mostró que no siempre juntará a Messi, Agüero, Higuaín y Di María, cuando juegan los cuatro el fuego en ataque crece exponencialmente, aunque la defensa queda más expuesta. El único sector de la cancha donde Pachorra no tiene a los titulares aún es en los laterales. Si bien Zabaleta ya parece un número puesto, todavía no se sabe de qué lado, ya que Sabella prueba constantemente, desde Campagnaro, hasta Ansaldi (entró en el segundo tiempo) pasando por Clemente Rodríguez y Gino Peruzzi, otro de los convocados.

Más allá de la falta de solidez defensiva, el futuro se ve promisorio para un equipo que viene de fracaso en fracaso en los últimos años, y que no lograba un funcionamiento como equipo desde la etapa de José Pekerman. El camino, parece, es el correcto.

Artículos relacionados