thumbnail Hola,

El argentino, expulsado tontamente. Como Coentrao. El Madrid, en mejoría, paga muy caro el pase a semifinales. El corresponsal del Real Madrid Alberto Piñero lo analiza.

El Real Madrid logró el pase a semifinales de Copa ante el Valencia después de empatar en Mestalla (1-1). Una clasificación pírrica. Y es que le costó la lesión de Iker Casillas, las expulsiones de Fabio Coentrao y Ángel Di María, y una tarjeta amarilla a Cristiano Ronaldo, que ya está apercibido de sanción en este torneo del KO. Demasiado peaje el que ha tenido que pagar.

Sobre todo, en el caso de las expulsiones, pues para entonces, Benzema ya había marcado el gol blanco, obligando así a los valencianistas a anotar al menos cuatro goles. La eliminatoria ya estaba decantada, y les faltó inteligencia a los dos zurdos del plantel blanco, eufemísticamente hablando para evitar represalias. De Coentrao no se espera ya nada en el Real Madrid, no era la primera vez que cometía esas mismas manos que le costaron la segunda amarilla, ni la primera vez que rozaba la expulsión por su mala cabeza y actitud. Llegó finalmente. Demostrándose así, una vez más, que no se puede confiar en él para nada.

Peor es lo de Di María seguramente. Porque al fin y al cabo el partido ya sí que estaba acabando, y el Fideo es un jugador que debe ser importante en este Real Madrid, pero también en el de futuras ediciones. Venía de actuaciones muy malas, el domingo pasado cuajó un partido excelso, y esta vez sin ser tan poco un alarde balompédico, ensució toda su progresión con una acción completamente irrelevante. Dijo haber cerrado bocas el domingo. Las ha vuelto a abrir tres días después.

Se quejará amargamente ahora el madridismo del arbitraje de Pérez Lasa, que se suma a las tres expulsiones anteriores en este mismo 2013. Y es cierto que no fue para nada bueno. No ya en las expulsiones merengues, quizás tan rigurosas como perfectamente evitables por los jugadores, sino sobre todo porque fue el Valencia el que más patadas repartió, dentro de que fue un partido no tan sucio como para que hubiera dos tarjetas rojas. Hará mejor intentando atar en corto a Coentrao y Di María de todas formas.

Habrá que esperar a las pruebas médicas de Iker Casillas, y a ver cómo se instala la tranquilidad en Antonio Adán para que pueda demostrar lo buen portero que es lejos de la polémica en la que le metió Mourinho. Pero desde luego que la mejor noticia para los blancos -más allá de actuaciones individuales como las de Xabi, Varane o Albiol- es que se ha clasificado, incluso con cierta suficiencia. Algo que no todos hubieran dicho hace apenas nueve días.

Le ha sentado bien al equipo blanco este triple duelo ante el Valencia, sin ninguna duda. No se sabe si Valverde levantará a los che, pero de momento ya lo ha hecho con el Real Madrid, pensarán algunos maliciosos. El domingo en Mestalla se vio la mejor versión del equipo blanco este curso, y este miércoles se pudo ver a un Madrid seguro atrás, confiado en sus posibilidades, con personalidad, muy maduro, muy hecho. Síntomas que invitan a pensar en una recuperación. Sigue siendo pronto todavía para confirmarlo, pero sin duda que es mejor esto que dejarse llevar, como le sucedía antes de Navidad.

Artículos relacionados