thumbnail Hola,

El 7 de enero se entrega el Balón de Oro al mejor jugador de 2012 y el delantero portugués está entre los tres ternados pero todo indica que será una vez más para Messi ¿Por qué?

Luciano Román Garzo
Redactor
Seguilo en

Al culminar la primera semana de enero habrá un nuevo duelo entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. No será en una cancha, sino en la habitual gala de Zurich organizada por FIFA en la que se premia al mejor jugador del año. Al igual que en la entrega pasada del Ballon D'Or, Andrés Iniesta compartirá el podio con los dos magníficos atacantes. Como la pelota está de vacaciones, el mundo ya empieza a hablar con mayor frecuencia del tema y, aunque muchos creen que Iniesta lo merece por todo lo que ha ganado en los últimos años, hay una campaña explícita para que el delantero argentino se quede con el premio por cuarta vez consecutiva y sea así el único futbolista en la historia en lograr esto.

Es cierto, Messi hizo 91 goles en un año, una marca que difícilmente algún jugador de esta época pueda alcanzar. Pero hay uno que sí tiene la capacidad de hacerlo y ése es Cristiano Ronaldo. Un goleador magnífico, perfecto en todos los aspectos que un profesional debe cuidar y que encima trabaja cada vez más para auto superarse. Ronaldo no tiene techo, ni siquiera Messi puede hacer con la pelota lo que él muestra permanentemente. Son dos jugadores muy distintos aunque ambos sean los artilleros de sus respectivos equipos.

Sin embargo, entre ellos hay dos diferencias sustanciales, una depende de cada uno y otra no. Cristiano tiene más detractores que admiradores por su carácter; con sus festejos vanidosos y sus nulas muestras de humildad se ganó la silla más alta en el olimpo de los soberbios y no logra revertir esa imagen negativa que es diametralmente opuesta a la de Messi. El otro punto clave es en el equipo en donde juegan: históricamente, el Real Madrid siempre fue un conjunto de individualidades que, cuando están en un buen día, son capaces de aplastar a quien se les ponga enfrente. El Barcelona, en cambio, es comandado por un entrenador que decide quién juega y quién no -lo hizo Cruyff, Guardiola y ahora Vilanova- en el que todos ponen sus habilidades al servicio del equipo y por eso se ven sinfonías inigualables.

En este contexto, Messi tiene todas las de ganar porque es el niño bueno, que siempre queda bien con todos y nunca dirá una frase del estilo: "Yo pienso que por ser rico, guapo y ser un gran jugador de fútbol, las personas tienen envidia de mí", como sí declaró Cristiano hace poco más de un año. Pero a la hora de votar, los entrenadores y capitanes de todas las selecciones deberían juzgar únicamente al jugador dejando de lado al equipo, al carisma y también al contexto. Si la lucha por el Balón de Oro se minimiza a un duelo entre Ronaldo y Messi, en los seis partidos que jugaron Real Madrid y Barcelona en 2012, el portugués metió siete goles, mientras que el argentino hizo cuatro.

Los 91 de Messi, en su mayoría a rivales que están varios escalones por debajo del Barcelona, son sólo para el récord Guiness, en cambio, los siete de Ronaldo en los clásicos ante el blaugrana durante todo el 2012 lo erigen como el vencedor en el duelo contra el 10 del Barça. La votación ya está por concluir y durante estos días hay fuego cruzado entre los seguidores de los tres candidatos; quizá hasta termine ganándolo Iniesta como ocurrió con el premio al mejor jugador de la última temporada en Europa, algo que seguramente le arrancará una sonrisa a Messi y una mueca más de ira a Cristiano...

Artículos relacionados