thumbnail Hola,

Con un gol contra Arabia Saudita, Lionel superaría el récord de Batistuta de 12 goles en un año, en lo que tendría mucho crédito los cambios tácticos de Sabella.

ANÁLISIS TÁCTICO

La escena en Santa Fe se grabó en la mente de los fanáticos del fútbol argentino alrededor del mundo. Los anfitriones se estrellaron en la Copa América en los cuartos de final, eliminados por Uruguay mediante de la tanda de penales después de un reñido 1-1. Los signos de interrogación se volvieron a construir sobre la cabeza de Lionel Messi. Una vez más campeón de Europa con el Barcelona y camino al tercer Balón de Oro consecutivo, el pequeño genio no tuvo una actuación deficiente en todo el campeonato, pero no pudo anotar ni un gol en alguno de los cuatro partidos antes de la prematura eliminación de la Argentina.

ARGENTINA VS. URUGUAY, 2011
SIN LUGAR DONDE IR: El esquema rígido de Batista dejaba a Messi y a Higuain solos adelante, mientras Agüero alternaba como titular.

Quince meses más tarde, la suerte de la Pulga cambiaría drásticamente con los colores internacionales. Apenas reemplazó a Sergio Batista, el seleccionador Alejandro Sabella entregó la capitanía a Messi desde su primer partido en el cargo. Y Leo respondió al desafío de un modo magnífico para registrar su mejor temporada de la historia con la Albiceleste y finalmente expulsar a las dudas que surgían respecto a por qué un jugador que deslumbró al mundo en Catalunya por alguna razón no podía repetir esos rendimientos con su propio país.

Si bien el apoyo incondicional que le demostró el entrenador exEstudiantes de La Plata ha sido crucial para su desarrollo, la verdadera razón del renacimiento increíble de Messi con la Seleccion también se puede explicar en términos más prosaicos. Messi era presentado en la Argentina como Superman, capaz de desmontar los equipos rivales casi sin ayuda. Pero el modesto futbolista de 25 años sería el primero en reconocer que se trata de los jugadores que lo rodean que lo han ayudado a alcanzar nuevas metas en el último año.

Los cambios en el sistema han sido sutiles. Con el intento de Batista de imitar al Barcelona con un 4-2-3-1, la alineación presentaba a Gonzalo Higuaín como único centro delantero. En su lugar, Sabella ha favorecido a Leo al jugar con tres delanteros, poniendo a Messi en una posición de mayor responsabilidad junto a Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero.

Apodado el “Scottie Pippen”  de Messi por un respetado periodista argentino, Agüero ha conseguido la continuidad con Sabella que no había tenido con Batista, que alternaba al ex Independiente con Ezequiel Lavezzi y Carlos Tevez. El Kun absorbe la presión de la creación, bajando a buscar la pelota a la mitad de la cancha para que cuando el jugador blaugrana recibe el balón más adelante sea con el arco en la mira.

ARGENTINA VS. URUGUAY, 2012
RENACIMIENTO:  Jugando junto a dos delanteros y con Di María más adelantado, Messi tiene opciones y apoyo en los últimos metros.

Un ejemplo  perfecto es el primer gol del jugador del Barcelona en demoledor 3 a 0 ante Uruguay en octubre pasado. Al llegar al área, el Messi de 2011 hubiera quedado aislado de sus compañeros y forzado hacer la jugada personal. Sin embargo, ahora tiene a Agüero a su lado y puede acercarse más área. Tiene la opción de hacer la individual pero elige abrir para Di María que devuelve un pase perfecto para el capitán, que la termina de manera impecable para poner a la Albiceleste adelante en el marcador. Fue un gol digno del Camp Nou, Xavi e Iniesta, pero ciento por ciento hecho en Argentina.

La audaz inclusión de Di María en un mediocampo de tres jugadores también amerita discusión, ya que el jugador del Real Madrid cumple un rol clave en el nuevo esquema de Argentina. Primeramente como una opción de ataque, cuando el equipo ataca Angel se transforma en un cuarto delantero, dejando a Fernando Gago y Javier Mascherano para hacerse cargo del mediocampo mientras él se encarga del flanco izquierdo. Mientras el tridente de ataque tiene libertad para moverse por toda la cancha, incluso Higuaín, a quien en el esquema de Sabella le gusta  tirarse a la derecha y como lo prueba el golazo ante Chile, hacer mucho daño, Di María tiene más rigidez en su juego, obligado a bajar hasta posiciones defensivas.

El juego caballerezco deja a la Argentina ocasionalmente espuesta atrás, lo que hace que la defensa siga siendo el talón de Aquiles. Pero con una increíble racha de siete victorias en 2012, que incluyen cuatro triunfos por las Eliminatorias que han llevado al equipo a la cima de la tabla, nadie puede argumentar en contra  en cuanto a resultados se trata.

.Messi ha convertido 12 goles este año, igualando el récord del incomparable Gabriel Batistuta que data de 1998 que marcó la misma cantidad de tantos en aquel año calendario. Con un gol más que convierta  este miércoles ante Arabia Saudita pondrá al rosarino por encima de Batigol. Pocos se animarán a apostar contra el genio pero sí volverán a escribir su nombre en el libro de los récords.

Artículos relacionados