thumbnail Hola,

Un destacado profesor de economía, que vaticinó el desastre del fútbol español, destaca a los alemanes como ejemplo a tomar como referencia.

Josep María Gay de Liébana es profesor de economía en la Universidad de Barcelona y hace más de un lustro que saca un informe anual sobre el estado de las cuentas de la liga profesional. Según sus comentarios sobre la mala situación económica, en Goal.com desgranaremos mejor los datos para una mayor comprensión.

El informe se centra en las cinco grandes ligas del fútbol europeo; la inglesa, la alemana, la española, la italiana y la francesa. Entre todas ellas, según el profesor Liébana, la que sobresale por su gestión es la Bundesliga, que es la más saneada de todas ellas y que llena los estadios. A pesar del gran caché e influencia que tiene la Premier League, el informe asegura que los teutones son equilibrados hasta para jugar.

"El modelo de la Premier League desde el punto de vista financiero está en quiebra, pero hay el modelo del dueño del club, como Roman Abramovich. Las pérdidas del Chelsea las financia a través de su holding empresarial", explicó.

En Italia, en la Serie A, tampoco están para tirar cohetes porque pasa también por graves problemas económicos. Los grandes clubes como el Milan, el Inter y el Juventus sufren para cuadrar sus cuentas, mientras que, un poco más al norte, en la liga francesa, destaca por su gran austeridad, pese a la reciente llegada de los petrodólares al PSG.

"El fútbol es el vivo reflejo de la economía, los que tiran del carro de Europa son Alemania y Francia", ha expresado el economista, que ha aportado numerosos datos financieros para apoyar sus argumentos.

En cuanto a España, Gay de Liébana, aseguraba hace no mucho que al negocio del futbol en España le quedaban 10 años, pero viendo la situación de muchos equipos y la mala gestión de ellos y de la Liga en su conjunto, cree que en 5 años podremos ver la desaparición de la competición como tal.

"La liga española no crece, crece sólo en dos clubes, el Barça y el Madrid, los demás están exactamente igual que hace cinco años. El fútbol español se está muriendo. Creo que le quedan unos 5 años, y los estadios me están dando la razón. El fútbol español no tiene gancho", afirmaba en la conferencia en donde exponía su informe.

Los datos apoyan su visión de la realidad. En las cuatro primeras jornadas de Liga han acudido 1.002.983 espectadores, a falta del aplazado Betis-Atlético, a los estadios de Primera. En total son 136.000 personas menos, un 12%, que hace un año y 144.000 menos que hace tres.

Antes, la llegada de los grandes de España, como son el Real Madrid y el Barcelona, auguraban llenos, pero ya no. En Getafe, por donde ya han pasado dichos equipos, el Coliséum se quedó a media entrada en ambos choques. Pero no son la excepción. Ni en Sevilla ni en Pamplona, han logrado llenar ni el Sánchez Pizjuán y ni el Reyno de Navarra.

Además, comenzar la liga a mediados de agosto, con mucha gente de vacaciones, y los disparatados horarios de esta campaña, tampoco ha favorecido mucho.

La dualidad en esta liga se ve también en los presupuestos. Hace 5 años, los presupuestos de los dos grandes suponían el 43,38% de toda la categoría. En esta temporada superan el 53%. "En la Premier League, la relación entre el peor y el mejor pagado es de 1 a 1,5. Aquí, dos cobran 140 millones y el siguiente, 40", explica Liébana. La fuga de talento español es cada vez más notable y son muchos los futbolistas españoles que salen fuera para ganarse el pan.

"De aquí a tres años no quedará ninguna estrella en la Liga, salvo las de Madrid y Barça", dijo hace tiempo Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid. Y puede que no le falte razón. Cazorla, Granero y Michu se han unido a otros que ya habían emprendido el camino como Javi García, Arteta, Jurado o Raúl. La liga española ha pasado de ser el segundo campeonato más inversor al sexto. Por detrás de las cuatro grandes y Rusia, cuyo fútbol lleva emergiendo unos años. 

Pero no solo en el plano futbolístico tienen problemas los equipos. Un caso llamativo es el del Valencia. No solo lleva unos años vendiendo caro y comprando barato, deshaciéndose de sus grandes estrellas sino que, su nuevo estadio ha quedado “paralizado”, por no decir algo peor. Manuel Llorente, presidente del Valencia, admitió ayer mismo que tendrá que seguir vendiendo a sus figuras tras conocer que Bankia se apeaba del proyecto del nuevo Mestalla. Y es solo un caso más.

En total, cinco clubes acapararon el 82% de esa cifra de los 128 millones invertidos, que son Barcelona, Madrid, Valencia, Sevilla y Granada, aunque los dos primero se llevan la mitad de lo gastado. Otros cinco se reforzaron a coste cero, con jugadores prestados o libres, y ocho más gastaron tres millones o menos.

"El futuro pasa por la venta conjunta de los derechos de televisión. La Liga ingresa entre 600 y 640 millones anuales y podría llegar, con esa fórmula, a 900, ofreciendo paquetes a los mercados nacional, europeo, norteamericano, latino y asiático", asegura el profesor de la Universidad de Barcelona.

Y es que el reparto televisivo es uno de los más injustos de todas las ligas, y ha causado muchos problemas. Tantos que un nutrido grupo de presidentes, liderados por José María del Nido, presionaron para que eso cambiara. El Real Madrid y el Barcelona se llevan prácticamente el 50% del pastel, mientras que otras ligas como en Inglaterra el reparto es mucho más equitativo, lo que hace que los clubes más humildes tengan dinero para invertir.

Pero no es ese el único problema, sino que el profesor Liébana aseguró que uno de los mayores problemas es el salario “devorador” de muchos  de los futbolistas. En total, la LFP tuvo unos ingresos en conjunto de 1.669 millones de euros, mientras que los gastos se dispararon hasta los 1.830 millones.

Para acabar, el profesor en Economía de la Universidad de Barcelona ha dicho, respecto al debate sobre la independencia de Cataluña, que la liga en la que jugaría el Barça en caso de secesión sería un desastre económico. Tanto Barcelona como el Espanyol deberían continuar en la LFP, porque no hay alicientes en una liga con equipos de barrio como el CE Europa, el CE Júpiter o el FC Martinenc, aseguró.

"Hacer una liga autonómica sería un desastre. Si queremos volver al fútbol de barrio sí, pero si queremos que se consolide económicamente no tiene ninguna razón de ser. No tiene ningún aliciente", ha argumentado el economista. 

Pero no se ha quedado ahí, sino que ha asegurado que no sólo se debe encoger el número de equipos, sino que la liga debe ser ampliada con los grandes de Portugal. "La liga española hoy no tiene un gran interés. Inyectando la parte portuguesa le daríamos un 'glamour' interesante, con el Oporto, el Benfica, el Sporting de Lisboa... nos daría más carácter", finalizó el economista, que ha añadido que, además, permitiría abrir otros mercados.

Artículos relacionados