thumbnail Hola,

El Presidente de Boca se desentendió de la interna que dejó a un barrabrava gravemente herido. La respuesta institucional, lejos de buscar solución a la violencia interna.

En cuatro días, la violencia se instaló en el Club Atlético Boca Juniors. In situ, en La Bombonera sufrió la clausura de una fecha por la agresión de los plateístas para con el banco de los suplentes visitante, en el festejo 3-3 de Independiente por la Copa Sudamericana.

Daniel Angelici recogió el guante. Frente a sus ojos, un puñado de socios generaron disturbios, más temprano que tarde fueron identificados y por último, les quitaron el carnet.

No obstante, para la máxima autoridad la responsabilidad institucional se ejerce dentro del estadio, con esmero hasta Casa Amarilla, y sobre el barrio de La Boca los días de partido.

Los límites geográficos parecen marcarle a Angelici hasta qué punto el club se responsabiliza de las acciones de sus socios. La barrabrava xeneize, con Mauro Martín a la cabeza, protagonizó un nuevo conflicto con el líder anterior, Rafael Di Zeo, y ambas facciones se tirotearon en la ruta santafesina camino al estadio de Unión donde Boca jugaba por la cuarta fecha.

“Lo que pasó no tiene nada que ver con el club, es increíble estas cosas que tenemos que sufrir en el fútbol”, declaró sobre el tema Angelici como si se tratase de un mero espectador del hecho. Sin embargo continuó diciendo que lo lamentaba “muchísimo”. “Nos preocupa porque se podría haber evitado, esto estaba preanunciado”.
 
Los clubes tienen la facultad de pedirle al Estado el derecho de admisión. Es voluntad de los dirigentes acceder a ése derecho y también el de cooperar para terminar con los violentos. Si estaba “preanunciado”, Angelici no desconocía la interna de los hombres que alientan cada fecha al equipo.

El sucesor de Mauricio Macri no tiene pensado tomar medidas que estén a su alcance, como lo es, por ejemplo, la expulsión del club. “Nunca negué que no conozcamos quiénes son los que pertenecen a la barra. Pero, ¿cuál será el motivo para aplicar el derecho de admisión?, se cuestionó retóricamente, alegando que estos socios -los barrabravas-  no tienen causa judicial.

Para el Presidente Angelici, los dirigentes y la institución no son parte del problema. Tampoco parece ser parte de la solución de un conflicto en el cual, la mayoría de los presidentes, se pronunciaron a favor de las políticas deportivas y de seguridad para frenar con la violencia en el fútbol.

Artículos relacionados