thumbnail Hola,

ENTREVISTA - SEGUNDA PARTE: El extécnico de Chile analizó su paso por la Roja y contó que no se arrepiente de haber desafectado del equipo a cinco jugadores por mala conducta.

Claudio Borghi no sólo se destaca por el buen fútbol que pregonan sus equipos, si no también por ser un hombre muy sincero a la hora de declarar. Sincero y duro. Y, esta vez, la charla con Goal no fue la excepción. Quien fuera técnico de la Selección de Chile habló de todo: el escándalo con Valdivia, Beausejour, Jara, Carmona y Vidal, cuando él todavía era entrenador de la Selección, el desempeño del equipo de Sampaoli en el Mundial de Brasil y del tratamiento que recibió Arturo Vidal, quien sufrió la rotura del menisco externo de su rodilla a menos de dos meses del la Copa del Mundo y jugó partidos claves para Chile tras ser infiltrado. "Si eso a Vidal lo hizo mierda, yo si soy el dueño del pase te mataría: vale 70 millones de dólares", apuntó al cuerpo técnico del entrenador argentino que dirige a la Roja.

-Sos muy duro con Sampaoli. ¿Creés que es responsable de la salud de Vidal?

-Cuando sos técnico de un equipo, siempre sos responsable. Si tengo un doctor a cargo, él toma la decisión médica. Si él me dice "mirá, si lo infiltramos es probable que se siga rompiendo", entonces yo ahí le tengo que decir que no. Yo tengo que cuidar la salud de mis jugadores. No hay ningún partido que justifique una futura lesión tuya. Nosotros como profesionales, si bien no hacemos un pacto de cuidar tu salud, tenemos que hacerlo, tenemos que ser responsables de eso.

-¿Y Sampaoli no lo fue?

-El técnico es quien toma la última decisión siempre. Para bien, todo lo que quieras, para mal no. Yo debería decirles a mi jugador las consecuencias que tenés si juega infiltrado. Me dicen que a raíz de esto Vidal tiene un problema óseo, sangre en los huesos. Hasta que esto se reabsorba, va a pasar un tiempo. Vamos a ver qué dice el tiempo, pero en todo caso el que hizo la cagada mayor fue el doctor, si es que lo infiltró. Veremos. Tiene 26 años, si lo hizo mierda es un jugador que vale 70 millones. Yo como dueño del jugador te mataría. 

-Es fuerte lo que decís. ¿Creés que Vidal no sabía a lo que se exponía?

-Yo creo que lo sabía y, si lo sabía, es peor. Antiguamente, a nosotros como futbolistas nos decían "infiltrate que no pasa nada". Yo ahora no puedo ni jugar porque tengo las rodillas destruídas. Eso se debe a muchas malas prácticas médicas, físicas y técnicas que nosotros, los viejos jugadores, hemos tenido. Hoy hay mucha información. Antes nosotros pensábamos que el HIV venía del mono, de la homosexualidad. Hoy un nene de cinco años se mete en internet y busca, investiga, y a los dos minutos sabe todo lo que tiene que saber. Nosotros contábamos con doctores que nos hacían dibujitos de lo que significaba la lesión y era todo lo que sabíamos.

-¿Hablaste alguna vez con Sampaoli? Imagino que no le debe hacer gracia tu opinión.

-No, no hablé nunca en forma individual. Pero yo futbolísticamente no tengo críticas con él. Por el contrario, me gustó mucho lo que hizo la Selección de Chile en el último Mundial. Creo que el equipo fue bastante arriesgado, y en lo deportivo no tengo ninguna crítica, es la verdad.

-¿Te genera nostalgia ver a la Selección? Te fuiste muy mal de ahí.

-No, no me duele. Me duele el comportamiento de la gente. El 80 por ciento de los jugadores te diría que los criamos nosotros. Lo que más duele no es la traición, si no el mal comportamiento que pueden tener con vos personas que criaste, de alguna forma. Cuando digo criaste es en todo sentido: personal y económico. Muchos esfuerzos para que ellos jugasen y hoy estoy orgulloso de muchos de ellos que le han ganado a la vida, orgulloso de que tengan otra cultura y de saber que han aprendido cosas. Pero no tengo diálogo. Se ha roto por una cuestión de mala práctica de lo que es la confianza.

-Lo decís por el episodio que te tocó vivir previo al partido de Uruguay por Eliminatorias (NdeR: Borghi contó públicamente que  Gonzalo Jara, Arturo Vidal, Jorge Valdivia, Jean Beausejour y Carlos Carmona llegaron 45 minutos tarde a la concentración en estado de ebriedad y fueron desafectados del equipo).

-Sí. Se dieron muchos actos de indisciplina deportiva como para estar contento. A ver, yo he cometido errores y tuve virtudes como en todos lados. Pero se me ha desprestigiado, se me ha pegado más de la cuenta.

-¿Cuáles serían tus errores?

-Esos actos de indisciplina deportiva.

-Pero no los cometiste vos.

-Pero me los cargaban automáticamente a mí. Yo soy responsable de la crianza de mis hijos siempre, pero hay veces que más que malcriados son malaprendidos. Pero listo. Pasó. Es un buen recuerdo la Selección por momentos y un mal recuerdo por otros.

-¿Te arrepentís de la decisión que tomaste en su momento?

-No. La tomé creyendo que estaba haciendo lo correcto. Hablé con los jugadores, les dije que tenían que irse por tal motivo y después ya no hubo diálogo. Me mataron por eso en la prensa chilena y me van a seguir haciendo mierda.

-Los jugadores te desmintieron públicamente. ¿Nunca hablaste de esto con ellos?

-No. Pero ellos no se calentaron en el momento porque no se daban cuenta por el estado en el que estaban. Fue muy desagradable. Fundamentalmente porque cuando ves a un tipo en un estado en el que no se puede defender es imposible tener un diálogo o una discusión.

-Pero si los jugadores estaban así, ¿por qué te pegan a vos?

-Cuando sos el entrenador, siempre sos el responsable. Tiene que ver con la idiosincrasia del país, en Chile es así. A veces somos responsables de lo que pasa y no pasa. Es increíble pero es así.

El Bichi asumió como técnico de la Selección chilena en febrero de 2011, después del paso de Marcelo Bielsa como entrenador de la Roja. En su cargo, fue eliminado por Venezuela en cuartos de final de la Copa América. Por Eliminatorias, su equipo cosechó cuatro triunfos y cinco derrotas. Y la prensa de ese país fue muy dura con el entrenador hasta que, en noviembre de 2012 y tras perder un partido amistoso con Serbia, la Asociación Chilena de Fútbol le pide la renuncia.

-¿Te jugó en contra llegar a la Selección después de Bielsa?

-No. Con Bielsa también hubo actos de indisciplina, pasa que no salieron a la luz. Hace unos días hablé con un periodista que me decía que cuando ganás, eso tapa todo. Pero no es así. Las cosas se hacen bien o mal cuando ganás y cuando perdés.

-¿Te pegaron porque no ganabas?

-Exacto. Esa es la conclusión que saco y me parece injusto, pero es su forma. Yo actué como creí que tenía que actuar en ese momento (en el conflicto con los jugadores) y asumí toda la responsabilidad. El único culpable de lo que pasó fui yo. Después, los jugadores volvieron a la Selección, jugaron y yo quedé como un tremendo boludo de haber echado a gente.

-¿Qué te pasa con la gente cuando vas a Chile? Tu familia vive allá...

-Es un trato normal. Me muestran mucho respeto. Lo que pasa es que la gente cuando está en multitud se transforma. Pero en forma individual nunca tuve un problema. Claro que no todo el mundo te quiere ni todo el mundo te odia, es normal.

-¿Volverías a dirigir una Selección?

-No. Tuve ofertas pero no lo volvería a hacer. Porque el trabajo de un entrenador de Selección es, justamente, elegir y seleccionar jugadores. Te la pasás en un sillón con un almohadón en el culo viendo partidos. Quizá lo mío es más la cancha, el día a día. En la Selección sos un oficinista que cada tanto hace cosas de técnico. Hay que estar preparado para eso.

Relacionados