thumbnail Hola,

En una charla exclusiva con Goal, el exarquero Xeneize, alejado del mundo del fútbol, analizó al actual equipo de Bianchi y aseguró que por ahora no piensa en volver.

Considerado como uno de los mejores arqueros que ha tenido el fútbol colombiano, Óscar Córdoba dejó su huella en el arco de su país, desde el cual partió hacia la Argentina para consagrarse con Boca y luego dar el salto hacia el fútbol europeo.

El colombiano, integrante de un Boca memorable también dirigido por Carlos Bianchi, habló en exclusiva con Goal y contó cómo inició su carrera, cuáles cree que son las diferencias entre el equipo Xeneize que él vivió con el de ahora y dio su opinión respecto a la crisis que vive el fútbol argentino, con el descenso de los grandes.  

“Yo empecé mi carrera jugando en el barrio, con mis amigos y de ahí pasé a una escuela de formación, después llegue a Deportivo Cali. Siempre recuerdo los equipos en los que estuve, pero Deportes Quindío fue muy importante, ya que ahí se me dio la verdadera posibilidad de tener más minutos”, señaló el arquero que en Colombia tapó en algunos de los más grandes, como Millonarios, Nacional y América de Cali.

Tras su paso por el equipo rojo, donde Córdoba perdió una final de Copa Libertadores ante River que considera como un “gran peso” en su carrera, llegó a Boca Juniors. Y ya en el equipo Xeneize, de la mano de Bianchi, pudo tomarse revancha.

“No fue difícil adaptarme, fue la consolidación de una etapa muy buena para el fútbol colombiano en Argentina. Faryd Mondragón, Wilmer Cabrera y Albeiro Usuriaga ya estaban en Independiente, además John Jairo Tréllez ya había pasado por Boca. Entonces con la llegada de Jorge (Bermúdez), que llegó al tiempo conmigo y el arribo de Chicho (Serna), que llegó a los seis meses, todo fue más sencillo”, comentó sobre su primera experiencia en el extranjero.

Luego habla de la Copa Libertadores: “Mi revancha fue haber ganado la Copa dos veces. Yo la pasé muy mal tras lo ocurrido en 1996 con América y si a eso se suma la eliminación del Mundial 1994, es aún más duro”, expresó sobre lo ocurrido en el Monumental.

Su historia con la camiseta de Boca lo transforma en palabra más que autorizada para opinar sobre el momento actual que atraviesa en conjunto del Virrey: “Encontrase con quienes comparten o no, la forma de pensar de uno, es normal, lo importante es capitalizar las diferencias de los jugadores para un objetivo colectivo. En este momento, el jugador está pensando cómo sale más rápidamente de Boca hacia otra parte, que en el club. A diferencia de nosotros, que en su momento lo que queríamos era consolidarnos”, sentenció.

- ¿Cuál fue el mejor recuerdo de tu paso por Boca?

- La intercontinental con Real Madrid. Sin dudas fue el paso más alto de mi paso por Boca.

- ¿Qué opinas sobre la situación de Juan Román Riquelme?

- Siempre ha sido importante, pero a diferencia de lo que considero que ocurre ahora, en nuestro grupo había jugadores distintos, con criterio mucho más armado y consolidado, en donde me parece que todos partíamos de la misma posición y ninguno era más o menos. Entonces fue lo que Bianchi y su cuerpo técnico apalancaron para que el vínculo fuera más fuerte.

Igualmente, Córdoba sí considera que hubo un jugador clave en su época como jugador: “Hubo muchos jugadores importantes, pero si entre todos me toca elegir uno, la labor que cumplió Pepe Basualdo en ese momento fue fundamental. Aterrizaba ideas y comportamientos, por eso creo que el equipo funcionó tan perfecto”.

Luego de su exitoso paso por Boca, llegó el momento de dar el paso a Italia, pero las cosas no salieron como él esperaba: “A Perugia me llevaron para salvar la categoría del equipo. Tenían 22 puntos y logramos el objetivo tres fechas antes. El equipo no tenía para pagar mi pase, por eso no me quedé allá”.

De su paso por Turquía, en cambio, si guarda mejores recuerdos: “Fue una gran experiencia, en lo futbolístico y en lo personal. Un país hermoso, de una gran cultura. Conseguimos la Copa y el Torneo, fui el mejor arquero en la temporada 2002/03 y aunque en ese momento se dio una buena oportunidad de llegar a Arsenal, finalmente esta no se concretó, pero disfruté mi paso por ese allá.

“De ahí pasé a Antalyaspor, que fue una experiencia muy diferente, de estar acostumbrado a pelear por títulos, pasé a un equipo que luchaba por mantenerse en primera, conseguí la cuarta valla menos vencida pero al final se descendió y por eso se da mi salida del fútbol turco en ese momento", agregó.

Para finalizar su carrera, Córdoba regresó al fútbol colombiano, donde considera que hubo un progreso desde lo dirigencial: “El fútbol colombiano lo veo más ordenado, la Asociación ha hecho un gran esfuerzo para que los equipos se formalicen y cumplan todas las obligaciones de ley. Le han dado estructura y orden, lo cual es importante, a lo que se sumó el Mundial Su 20 que se organizó en el país”.

Sin embargo, aunque intentó seguir vinculado al fútbol, su paso como dirigente se dio de manera rápida y no piensa en el regreso, por lo menos por ahora: “Estuve en Deportivo Bucaramanga, llegué con unos objetivos y unas ideas, ellos buscaban algo distinto, mucho más a corto plazo y yo tenía otro proyecto, por eso no seguí. Después de eso, no pienso volver, por lo menos por ahora”.

- ¿En qué liga le hubiera gustado jugar?

- En la Liga inglesa. Lamenté mucho no haber logrado ese traspaso al fútbol inglés cuando se dio, había dos posibilidades, Tottenham y Arsenal, finalmente fue algo que no se logró, la opción de compra ya la tenía el equipo turco y de esa manera se decidió. En ese caso me hubiera tocado rescindir con ellos.

- ¿Qué opinión le merece el momento actual del fútbol argentino?

- Yo creo que esto va atado a la situación socioeconómica del país mismo. En un momento donde hay tanto resentimiento en ese aspecto, es difícil que el fútbol sea ajeno a esto. Cuando no hay plata para contratar jugadores de renombre y para que los que salen se queden, es muy difícil que haya algún club que marque la diferencia con el resto. Dicha situación a diferencia de la del fútbol brasileño, es lo opuesto, pues allá el apoyo de la empresa privada fortalece a los equipos y hay equipos con dinero para traer refuerzos o retener a sus jugadores hasta cierta edad, lo cual lo hace más competitivo.

- ¿Y sobre los descensos de los equipos grandes?

- En cuanto a los descensos, creo que hay malos manejos dirigenciales, que en parte es algo que va atado a lo mismo. Se hacen proyectos con supuestos y eso lleva a que no se tienen en cuenta la realidad de los equipos y la realidad de los ingresos, generando el choque que se ha presentado en los equipos que descienden.

Artículos relacionados