thumbnail Hola,

Un grupo de amigos empezó a organizar su viaje al Mundial de Brasil y cuando decidieron compartir toda la información se convirtieron en un medio de consulta.

En el momento en el que el árbitro uzbeko Ravshan Irmatov marcó el final del partido en Sudáfrica y sacó el puñal que Alemania le había clavado a Argentina, mientras la herida empezaba un sangrado que sólo se detendrá el 15 de junio de este año, estos cuatro amigos hicieron una promesa.

“Basta de verlo por la tele, el próximo es en Brasil y tenemos que estar”, empezó uno. Como suele suceder en estos casos, basta con que uno encienda la mecha de una idea y el resto haga todo lo posible para hacerla explotar. Y así comenzaron Lionel Bekerman, Félix González, Federico Misiano y Gabriel Gavinowich, especulando con los grupos del Mundial, y haciendo una investigación profunda sobre qué lugares eran más baratos y también más convenientes, y trazando diversos recorridos dependiendo de la zona que le tocara a la Selección de Alejandro Sabella.

¿Cómo hicieron con el tema de los grupos?
Especulamos con el Grupo F, pero había varios que si nos tocaba por el Sur estábamos bien. Los del Norte eran imposibles.

¿Ya tenían algo antes del sorteo?
Sí, en octubre del año pasado hicimos una reserva en Ubatuba. Cuando caímos en el Grupo F lo festejamos como un gol porque podíamos ir en auto y bajaban los costos un montón. Teníamos una noche en Porto Alegre y después sacamos una noche en un lugar que se llama Canela, ¡el único problema es que nieva! Ahí vamos a estar dos días cuando juegue Argentina.

¿Piensan quedarse hasta donde llegue Argentina?
Nos organizamos para ir hasta cuartos con los trabajos, después se verá. Nosotros decimos que si ganamos en cuartos nos metemos en un problema lindo. Va a ser difícil volverse, si pasamos de ronda veremos.

Hasta acá, parece una charla con asado de por medio entre dos amigos en la cual uno le cuenta al otro cómo organizó el viaje, pero estos cuatro amigos fueron más allá: habían recopilado tanta información que decidieron hacerla pública para ayudar a todo aquel que quiera embarcarse en un viaje como el de ellos.

¿Cómo surgió la idea de crear “En Auto al Mundial”?
Arrancamos organizando el viaje como cualquier grupo de amigos, pero teníamos tanta información de cómo ir y cómo hacer que sea más barato que dijimos: “Compartámoslo”. Tenemos archivos de Excel comparando todos los precios de todos los hoteles entre Río y San Pablo. Armamos la web (http://www.enautoalmundial.com), el twitter (@EnAutoAlMundial) y el Facebook (https://www.facebook.com/enautoalmundial2014) y nos empezó a seguir gran cantidad de gente. Muchos nos hacen preguntas entonces vinculamos gente que quiere viajar y no tiene el auto lleno con los que no tienen auto y están solos para viajar.

¿Cuál es el recorrido que tienen pensado hacer?
Salimos de Buenos Aires, hacemos noche en Porto Alegre y al otro día vamos a Ubatuba. Después de los primeros dos partidos de Argentina, volvemos a Porto Alegre, y después vamos de nuevo hacia el Norte para el partido de octavos en San Pablo. La idea de parar en lugares como Ubatuba e Ilhabela es para esquivar las ciudades grandes porque son más caras. Los hostels de peor categoría te cobran 100 dólares por día.

¿Tienen entradas para todos los partidos?
Nos faltan algunas entradas pero de última vamos a un bar o a verlo por pantalla gigante para vivir la experiencia. Tenemos 14 y necesitamos 20, y casualmente para el único partido que los cuatro tenemos entrada es para el de cuartos de final en Brasilia.

¿Hicieron un cálculo aproximado de cuánto van a gastar?
Para la primera ronda calculamos 15 mil pesos por persona porque son 1200 litros de nafta más los hospedajes y las comidas.

Lionel, Félix, Federico y Gabriel tienen cada uno una profesión distinta, pero una amistad de hierro y un amor incondicional por la Selección Argentina, por el que están dispuestos a cualquier cosa. Hasta a irse “en auto al Mundial”.