thumbnail Hola,

Exarquero y ahora entrenador, el Mono postula al 1 de Newell's como sucesor de Valdés en Barcelona, habla de la Selección y de su hijo, que ataja en Atlético Madrid.

Nacido en Colombia, pero criado en Buenos Aires, Carlos Fernando Navarro Montoya considera que cumplió "el sueño del pibe al jugar en Boca". Pese a ello, tras su decisión de aceptar la nacionalidad argentina y haber jugado a los 17 años con la Selección Colombia, se quedó sin la posibilidad de participar en la Albiceleste.

En diálogo exclusivo con Goal, el ‘Mono’ contó cómo vive en España, analizó la decisión de Diego Costa, a los arqueros de la Selección argentina y dijo que está listo para volver a su país, porque lo que fue un viaje de aprendizaje para él y su familia, ya está concluyendo.

¿Cuál es su análisis del puesto de arquero en la Selección Argentina?

Para mí, la decisión de Sabella en cuanto a la continuidad de Romero, Andújar y Orion tiene que ver con preservar a los jugadores que se iniciaron prácticamente con él en este proceso de la Selección. En cuanto a mis gustos, la situación es un poco distinta. Yo me inclino más por arqueros como Guzmán, Olave o Monetti, porque los considero más participativos, juegan más con los pies, anticipan la jugada y además de atajar, son parte de los encuentros que disputan. Y además también hay que reconocer a Willy Caballero, quien creo que está en nivel de Selección.

¿Quién considera que es el mejor arquero del mundo en la actualidad?

Creo que el arquero más completo del mundo en este momento es Víctor Valdés y creo que entre los mejores destacaría a Cech, Buffon, Casillas y no dejaría atrás a Nahuel Guzmán, ya que es un arquero completo, que ataja y sabe jugar, lo cual es muy difícil de lograr. Por eso ahora que se abre la posibilidad de contratar un arquero para Barcelona tras la salida de Valdés, para mí Guzmán es una muy buena alternativa porque creo que reúne todas las condiciones para jugar en un equipo como ese.

Estando en España, ¿cuál es su opinión del trabajo del Tata Martino?

Yo creo que Martino está haciendo una tarea muy inteligente, él tiene claro que debe insertarse en el mundo Barcelona y en ese proyecto. Por lo tanto no estoy de acuerdo con las voces críticas que hablan de un cambio de estilo, lo que pasa es que el Barcelona de Martino tiene un partido ya perdido, que es la comparación con Barcelona cuando lo dirigía Josep Guardiola. Pero esto no es algo que le suceda a Martino particularmente, es algo que le sucede a cualquier equipo que se compare con lo que fue Barcelona durante esa época. Para mí, fue el mejor equipo que vi jugar al fútbol y no tiene punto de comparación.

El 'Mono' tuvo hace un tiempo su primera experiencia como entrenador en Chacarita y aunque duró solo seis partidos, considera que su trabajo fue bueno: "Lo que yo rescato es la parte de mi relación con los futbolistas, que fue excelente y eso es reflejo de la tarea del entrenador. Cuando los jugadores son felices en ese sentido, quiere decir que estás en el buen camino y yo lo sentí así". Y considera que la decisión de los dirigentes es clave en la continuidad de los procesos: "Hablan de realizar un proyecto y después por diferentes cuestiones que no tienen que ver con lo deportivo, cambian su parecer", explicó.

Por eso, mientras prepara su regreso a la dirección técnica, no piensa alejarse de su pasión: "En realidad lo que hago en Radio Marca es aceptar la oportunidad de seguir vinculado al fútbol y comentar ese mundo desde mi experiencia. Pero estar desde este lado del micrófono no cambia mis ideas, ni mis gustos, simplemente los traslado a un medio que me dio la oportunidad y que es muy grande".

De igual forma, Navarro Montoya sabe que lo suyo es el mundo del fútbol desde adentro y así lo vivió desde chico. Por eso se convirtió en arquero y su hijo siguió sus pasos.

"Creo que decidí ser arquero por algo genético. Mi padre también fue arquero y aunque él nunca me exigió que siguiera sus pasos, yo lo tenía en la sangre. El arco siempre fue mi pasión y fue lo que quise hacer desde chico", comenta, y luego añade: "A los 10 o 12 años yo ya tenía claro lo que quería, sabía que quería ser arquero de Boca, y para mí estar en el club fue cumplir el sueño del pibe".

Su hijo también es arquero. ¿Cómo lo definiría?

Mi hijo está jugando en Atlético de Madrid y creo que tiene un gran futuro por delante. Tiene 15 años y está en su etapa de formación, de aprendizaje y de perfeccionamiento, aunque considero que tiene muchas características positivas y es de esos arqueros a los que les gusta jugar y atajar, así que en ese sentido le auguro una gran carrera. El puesto de arquero es el más importante de un equipo porque es el único jugador que puede asegurar un resultado. Es decir, si al arquero no le marcan goles, por lo menos el equipo empata. Ha habido un cambio de reglamentación en el puesto y ellos se han visto obligados a jugar con los pies y a tener que mejorar mucho más, lo cual creo que es un avance y les ha permitido ser mejores.

¿Cómo analiza su vinculación con las selecciones de Argentina y Colombia, y las restricciones de la FIFA al respecto?

Muchas personas no saben que yo soy colombiano. Yo nací en Medellín porque mi madre es de allá, pero mi padre es argentino. Cuando tenía 17 años, fui convocado para la Selección Colombia, que en ese momento estaba bajo el mando de Gabriel Ochoa Uribe, para tres partidos por el Repechaje de las Eliminatorias al Mundial. Sin embargo, cuando cumplí mi mayoría de edad, elegí la nacionalidad argentina, pero en ese entonces la FIFA no permitía que habiendo actuado en una Selección nacional, así hubiera sido menor de edad, jugara con otro país, por lo tanto no pude ser convocado. A raíz de mi caso se cambió esa reglamentación y ahora FIFA permite que el cambio de seleccionado se realice cuando se trata de menores de edad que cambian de nacionalidad y también de equipo. Por mi parte, me quedé injustamente fuera de una mayor participación con las selecciones porque al tener la nacionalidad argentina no pude apuntar a la Selección Colombia, pero la tardanza de FIFA en validar la situación también me dejó fuera de Argentina. 

A partir de aquello, ¿cómo ve la situación de Diego Costa?

Yo creo que Diego Costa hizo uso de su derecho a elegir y nadie se debe sentir molesto por eso. Esta no es una cuestión de vida o muerte, es un jugador de fútbol que simplemente ha elegido jugar en determinada selección, así que todo lo demás son derivaciones demagógicas que se hacen buscando la aprobación de los hinchas. Cada persona es libre de elegir cómo y en donde se desempeña laboralmente.

Artículos relacionados