thumbnail Hola,

En una entrevista exclusiva con Goal, Pablo Zabaleta valora al Kun y habla de todo: el presente en Manchester City, Tevez, Balotelli, Pellegrini y su sueño del Mundial.

No es para nada sencillo mantenerse por un tiempo prolongado en el alto nivel. Seis años en Manchester City lo ubican en un lugar de privilegio dentro del universo de la pelota. Y más cuando su ascendencia es destacada. Porque no pasa inadvertido, su nombre hace vibrar a la afición, está dentro de la consideración de los entrenadores y es una pieza importante dentro de la Selección argentina. A los 28 años, Pablo Zabaleta habla como un veterano, analiza como un erudito y juega con la vehemencia de un pibe.

De crianza en Arrecifes, en la provincia de Buenos Aires, de comienzos en el fútbol en San Lorenzo, de destacada tarea en Espanyol de Barcelona, desembarcó en el City. Cuatro años más de contrato con el equipo Ciudadano lo tienen cómodo allí, pero su ansiedad se traduce en otro horizonte, en el fútbol de su país, en el Mundial de 2014 que está a la vista y su deseo de participar de su primera Copa del Mundo le ilumina la voz y le devuelve la frescura a su discurso.

Cuando llegaste al City, ¿imaginabas que te fuera tan bien y que hasta serías ídolo y capitán?

Cuando estaba en España, miraba esta liga, fui un amante de la Premier. Siempre tuve ganas de jugar acá, de vivir esta experiencia. Un país diferente de lo que estamos acostumbrados. Además, la Premier se disfruta mucho. En el momento en que llegué, el club era muy diferente, no tenía la capacidad económica para comprar jugadores importantes ni un equipo que aspirara a pelear el campeonato. Era un club importante, había conseguido sólo dos títulos a nivel Premier, alguna FA Cup, pero no mucho más. Llevaba mucho años sin ganar y a los pocos días de haber llegado yo, se hizo oficial la compra de esta gente de Abu Dhabi y comenzó una historia diferente. Y obviamente estaba un poco lejos de pensar que el club iba a tomar una dimensión semejante, que la inyección económica iba a ser lo que fue. Y bueno, hoy disfruto de ser parte de este club, de este equipo que se va consolidando. Aspiramos a seguir ganando más cosas. Y en particular, siento el cariño del club. Bueno el hecho de ser uno de los jugadores sobrevivientes de la etapa anterior, cuando pasaron tantos futbolistas y permanecer en la plantilla, hace que uno tenga una relación especial con la gente.

¿Qué diferencias encontrás entre lo que proponía Mancini y lo que hoy hacen con Pellegrini?

Mancini vino en un momento del club en donde todo estaba en formación. Intentó crear un equipo compacto y fuerte para pelear cosas. Un entrenador que hacía hincapié en la disciplina táctica y al final nos dio resultados. Primero peleamos el título, después pensamos en la Champions, después en una Copa. Y ahora, después de haber logrado estar en esta lucha siempre, se advierte la exigencia de pelear cada año por el campeonato y de mejorar la versión en la Champions, que en las últimas dos no estuvimos bien… Para Pellegrini también es una experiencia nueva. Viene de España después de muchos años y ha hecho las cosas bien donde estuvo. Tiene la capacidad para llevar a este plantel a lograr cosas importantes. Todo lleva un tiempo de adaptación, entre jugadores y cuerpo técnico. Pellegrini propone jugar, sea donde sea.

Intenta trasladar la filosofía del fútbol a ras de piso y quitarle un poco de vértigo al juego.

Pellegrini cree en este estilo de jugar, de sumar jugadores técnicos por dentro, que tengan capacidad de tener la pelota, de aprovechar los cierres de cualquier jugador que pueda estar por afuera para ser profundo con los laterales. Sostiene la filosofía de sus equipos anteriores en donde le fue bien. Está bien que quiera proponerlo porque tenemos jugadores como para hacerlo.

Por la forma en la que perdieron, sobre la hora, con un error defensivo, ¿dolió más la derrota con Chelsea?

Jugamos con un equipo duro, difícil, con uno de los candidatos a pelear por el campeonato. Para nosotros era clave ganar o sacar un punto. Habíamos hecho un buen partido, pero una mala jugada, un desentendimiento entre el central y el arquero no nos dio la posibilidad de llevarnos ningún punto. Son derrotas un poco difíciles. No queda otra que seguir trabajando y todavía falta mucho.

¿Qué les está faltando para terminar de dar un salto grande en Europa?

El club fue trazándose objetivos para cada año conseguir algo y estamos en ese proceso de crecimiento. Una Champions exige mucho, porque te enfrentás con los mejores de Europa. Una cosa es la Premier, en donde hay muchos partidos y otra es jugar contra los mejores de Europa, donde no tenés chances de fallar, porque te quedás afuera. Tuvimos la desgracia de ser un equipo un poco principiante en la competencia y que nos hayan tocado los dos grupos más difíciles. Eso hizo que no pudiésemos clasificarnos a la siguiente ronda. Uno aprende de cada experiencia. La mentalidad del grupo y del club hace que cada año los objetivos sean más grandes. Ahora estamos en una etapa en donde ganamos un campeonato y la FA Cup, pero a este equipo para dar un salto de calidad, tendría que poder llegar en Champions a instancias finales y esperemos que podamos conseguirlo en los próximos años.

Compartís espacios con grandes futbolistas, en la Selección, con Messi, Di María e Higuaín, por citar a algunos, y en la Premier con otros tantos, entre ellos Agüero, ¿en qué nivel de la elite está el Kun?

El Kun es un jugador muy determinante, que tiene una capacidad de cambiar de ritmo con pelota, de frenar y arrancar, que muy pocos lo tienen. Tiene un tren inferior impresionante, una velocidad para gambetear y definir que asombra. Cada año vemos goles de él que sorprenden. Es difícil ver hoy un delantero con esa capacidad, porque hay nueves de área, o jugadores como Leo (Messi) o Di María, que son jugadores rápidos y desequilibrantes, pero como el Kun, no hay. Está dentro de ese grupo de siete u ochos mejores delanteros del mundo. Es un privilegio tenerlo en el equipo, sabemos que si está bien y en forma, le da mucho al grupo, porque tiene una capacidad de gol increíble. Está pasando por un buen momento y ojalá siga así.

Jugaste con todos, hasta con Tevez, ¿seguís en contacto con él?

Perdimos un poco el contacto. Pero estuvo cuatro años en el club. Un jugador tremendo, que acá en el City estuvo muy bien, es muy respetado en Inglaterra. Creo que él, después de tantos años acá, estaba con ganas de cambiar de aire y por lo que puedo seguirlo en Italia, veo que está en un muy buen nivel.

Pablo, ¿qué es Balotelli? ¿Es lo que parece? ¿Es la mezcla de talento y personaje que se ve desde afuera?

Sí. Es un personaje tremendo. Esa clase de personas con las que a veces te podés enojar, que querés matarlo, pero al final, te mira con una cara de nene que te hace reír. Tiene cosas que sólo él las hace. No tengo anécdotas con él, pero nos reíamos mucho juntos. No sé, quizás en un entrenamiento te tocaba jugar con él y tenía días en los que no quería hacer nada y después, jugabas en contra y te pintaba la cara. Y lo mirás como diciendo “dale, déjate de joder”. Porque es para decirle: “Con la calidad y las condiciones que tenés, si quisieras jugar todos los días a alto nivel y tener la cabeza puesta en esto, serías uno de los mejores sin dudas”. Porque es impresionante lo que puede dar. Uno de los delanteros más completos que he visto, con capacidad de gol, con habilidad, con potencia aérea, con fuerza para patear, con calidad en los penales. Realmente un crack.

¿Cómo se hace para no pensar sólo en la Selección argentina y el Mundial?

Es una temporada un poco especial. Cada vez falta menos para el Mundial y uno empieza a pensar un poco en todo eso. En mi caso, como experiencia nueva de estar en un Mundial, estoy entusiasmado. Cuando tengo la oportunidad de ver un partido de una selección, son momentos en los que uno vive cosas más intensas.

¿Por qué cuesta tanto acomodar la defensa? ¿Tienen mucho arriba y se pierde equilibrio?

Quizá la palabra es esa: equilibrio. Somos un equipo que, por la naturaleza de los jugadores, pretende hacer un juego en el que sabemos que defensivamente podemos quedar expuestos. Queremos que los delanteros sean los responsables de crear siempre, pero no podemos volvernos locos y querer ir todos para adelante. Porque quedamos muy descompensados. Aun así, podemos perder la pelota y tenemos que evitar quedar mal parados, porque hay rivales que suman gente para atacarnos y nosotros tenemos que buscar la forma de no quedar descompensados. Son esos los problemas que tenemos que solucionar. Tenemos que acostumbrarnos a la manera de jugar, es a lo que apostamos y bueno, tenemos que conceder la menor cantidad posible de goles.

¿Hablan entre los defensores para tratar de buscar soluciones?

Hablamos en el momento, según el rival que vamos a enfrentar. No hablamos más de lo que podemos hacerlo en la convocatoria. Con el cuerpo técnico hacemos trabajos tácticos. Pero no más que eso.

¿Evaluás o evaluaste volver al fútbol argentino?

Realmente, no. Estoy bien acá, acabo de renovar un contrato por cuatro años más. El fútbol son momentos, cambian las cosas muy rápido y hoy realmente no puedo saber si voy a volver o no. Sigo el fútbol argentino y ya habrá tiempo de pensarlo.

¿Cuesta tomar la determinación de volver cuando se está en una liga como la Premier?

Puede ser. Creo que también son muchas determinaciones que componen la idea de ir a tal o cual lugar. La vida acá en Inglaterra no es fácil, sobre todo para la familia. Entonces, hay veces que uno no pone sólo en la balanza el momento deportivo. Maxi Rodríguez estaba bien acá en Liverpool y tomó la determinación de volver. Entonces, al final, son momentos en los que uno tiene que tomar decisiones.

Además, estar en Inglaterra es muy diferente a estar en la Argentina o España.

En España, en definitiva, las costumbres son parecidas, en algún punto, a las que hay en la Argentina. Inglaterra es un país diferente, en donde el clima y las costumbres son distintas. Las rutinas son otras, en invierno a las 15.30 oscurece, hay que estar mucho tiempo en casa, es una vida muy monótona. Y dependiendo de cada persona, le puede gustar más o menos. Pero respecto a cómo nos criamos en la Argentina, nada tiene que ver con eso.

Desde que se clasificaron al Mundial y comenzó la nueva temporada, ¿qué planificás en el club y en la Selección?

Trato de disfrutar del momento. Es lo mejor que puedo hacer hasta que tenga la posibilidad de saber quiénes van a estar en la lista final para ir a Brasil. Ahí sí que uno lo vivirá de una manera diferente, especial. Me lo tomo con calma, aun sabiendo que el Mundial está cerca. Entiendo que como experiencia debe ser algo único. Y con el City pretendo seguir creciendo como equipo. Por ahora, no más que eso. Y creo que es mucho.

Relacionados