thumbnail Hola,

En charla con Goal, Barovero cuenta su deseo de ser convocado por Sabella, su buen presente en River, el nivel del equipo, los refuerzos y confiesa: “Ahora estoy disfrutando más”.

En la fría práctica matutina de River en Ezeiza, Barovero se lució. Los jugadores realizaron un ensayo formal de fútbol y el arquero salvó pelotas clave que, más allá de ser jugadas de un simple entrenamiento, muestran a las claras el nivel que lo llevó a convertirse en uno de los futbolistas más importantes, y el único indiscutido, del plantel de Ramón. Distendido después del entrenamiento, y con su infaltable equipo de mate en mano, Trapito habla con Goal sobre el arranque de River en el campeonato, se muestra autocrítico, analiza el nivel del equipo, confiesa estar disfrutando más de los partidos y cuenta su deseo de jugar en la Selección.

Después del fallido debut, pudieron recuperarse…

Nos recuperamos desde el resultado. Contra Gimnasia tuvimos un partido correcto pero no se vio en el marcador; con Central nos costó muchísimo, pero es normal que en las primeras fechas no se vea el mejor juego. Era un rival que venía entonado, que se propuso cerrarnos los caminos y presionarlos y que lo hizo muy bien. Nos costó crear situaciones, que es lo que más nos preocupa.

¿Cuán importante es haberse quedado con los tres puntos, a pesar del flojo nivel?

Es importante por la tranquilidad que te da un triunfo para trabajar durante la semana. Siempre es más fácil corregir sobre una victoria. Somos autocríticos, sabemos que tenemos que mejorar bastante, el camino es largo, trataremos de evolucionar desde el juego. Sabemos lo que exige la gente en River.

¿En qué está fallando el equipo?

Tenemos que tener más tranquilidad, elaborar más las jugadas. Pecamos de la ansiedad, queremos llegar rápidamente al arco rival, los ataques se diluyen y perdemos la buena imagen que podemos dar. Porque los jugadores están, es importante que podamos aprovechar la buena técnica de cada uno de ellos. Tenemos condiciones favorables para crear un buen juego. Tenemos que lograr estar tranquilos, tener la pelota y esperar los momentos justos para atacar.

¿Cuánto pueden influir los refuerzos que todavía no pudieron jugar?

Es raro, porque cuando más tiempo hay para traer jugadores y renovar los planteles, es cuando menos preparación hay y eso después se ve adentro de la cancha. Pero creo en las primeras fechas lo más importante es el resultado. El buen juego llegará con el correr del tiempo.

Los chicos terminaron respondiendo, ¿hablás con ellos como referente?

Hay que tratar de darles tranquilidad, se habla lo necesario, ya demasiados comentarios reciben de todos lados. La responsabilidad pasa por los más grandes. A ellos hay que hacerlos sentir cómodos para que las cosas que hacen en las prácticas las puedan llevar después a la cancha.

¿Te sorprendió la patada de Fabbro?

En el partido sostenía que no había sido para tanto, de hecho fui uno de los primeros en protestar. Después sí viéndola noté que fue riesgosa. Son situaciones, se juega al límite. Hay muchas presiones, de ganar, de jugar cada pelota, de la entrega, y a veces ocurren estas cosas. Por suerte no hubo nadie lastimado.

¿San Lorenzo es el rival a vencer en el campeonato?

Puede ser, pero el campeonato recién arranca. Newell’s ayer empezó muy bien también, tiene la tranquilidad de haberse consagrado y eso lleva a que se suelte mucho más el equipo. Creo que los equipos que últimamente han peleado los torneos son los que están armados. Lanús, Vélez, Newell’s van a ser los animadores, esperemos que junto con nosotros.

No vas a estar en el primer partido (suspensión), pero les toca enfrentarlos en la Sudamericana...

Por el formato que tiene la Copa, hay que llegar muy bien. No te da posibilidad de recuperación, así que lo más importante es agarrar confianza en los partidos del torneo, ojalá tengamos un buen partido en Mendoza, que lo aprovechemos para llegar con más tranquilidad al partido del jueves.

La adaptación ya pasó, ¿ahora estás disfrutando más?

Sí, obvio. Cualquier cambio, más después de estar tanto tiempo en un club, lleva su tiempo de adaptación. Por suerte fue menos del esperado, me tocó jugar de entrada, eso fue importante. Estoy muy cómodo, feliz de estar en esta institución, es un cambio grande. Trato principalmente de demostrar cada semestre, estar a la altura de un club tan importante. Ese es mi desafío personal. Desde el primer momento sentí que tenía la confianza de la gente, por suerte se lo puedo retribuir. Estoy feliz por lo que me está pasando.

Ya salieron segundos, ¿ahora tienen que ganar el torneo?

El objetivo es pelearlo, el que se lo lleva es uno solo y no se puede devaluar la campaña de los siete y ocho equipos que apuestan a lo mismo. También hay otros objetivos importantes como entrar a la Libertadores, hacer una buena Sudamericana. Lo importante es que, más allá de los resultados, es que el cuerpo técnico y la gente vea que el equipo va mejorando semestre a semestre y de a poco acercarnos al River histórico.

¿Soñás con la Selección?

Soñar siempre sueño. Soy realista, sé que hay un plantel bastante conformado y que queda poco para el Mundial, pero por la edad que tengo no creo que sea la última chance. Lo importante es que yo demuestre, que siga mejorando y que el equipo esté arriba. Porque si River está en los primeros puestos, es mucho más factible que haya una convocatoria. Depende de uno, del equipo en el que juega. El sueño siempre está.

Artículos relacionados