thumbnail Hola,

En la previa del clásico de Avellaneda, Luis Islas dialogó con Goal.com, rememoró su época de jugador y analizó el presente del equipo. Además, aseguró que el Rojo no descenderá.

Luciano Román Garzo
Redactor
Goal.com Argentina
Seguilo en

Habla con la tranquilidad de un entrenador pero transmite la pasión de un jugador. Analiza al equipo por el presente pero entiende que un clásico no entiende de rachas. Luis Islas es auténtico y comienza la charla evocando los clásicos que lo tenían debajo de los tres palos, y enseguida retoma el ritmo calmo de una persona que ve el fútbol ya desde otro lugar.

“Como jugador vivía los clásicos con mucha intensidad. Después me tocó dirigir junto a Gallego y ahí sí los sufrí muchísimo más. Los he disfrutado más como jugador que como entrenador”, contó con algo de nostalgia por aquella época en la que era protagonista dentro del campo y guardián del arco de Independiente. Inmediatamente pasa al plano de técnico y recuerda sus dos victorias como ayudante del Tolo: “Los partidos oficiales como entrenador los gané todos. Uno 2-1 en Racing y el otro 1-0 en Independiente. Los sufrí muchísimo pero gracias a dios pudimos ganar los dos”.

De aquellos históricos duelos asegura que cada gol convertido por uno de sus compañeros se grita mucho más que en otro partido, pero tiene marcada una jugada que curiosamente lo tuvo como protagonista en el área rival: “Tengo una jugada en un clásico 0-0 en cancha de Independiente que voy a cabecear, pateé y reventé en el travesaño. Eso hubiese sido algo extraordinario, si lo hacía se caía la cancha. Fue en el año 93, en ese momento los arqueros no iban a cabecear”. Esa época fue sin dudas la mejor de su carrera y queda demostrado con la confianza que tenía para ir a buscar un centro al arco de enfrente en un clásico. Más adelante en el tiempo, tendría la chance de jugar el Mundial de Estados Unidos bajo la dirección técnica de Alfio Basile.

 

Aunque parezca lejano, hubo una época en la que los ídolos de un club permanecían varios años en lugar de partir a países difíciles de ubicar en el mapa a cambio de unos cuantos millones de dólares, como ocurre en la actualidad. De aquel momento, Islas todavía tiene presente la amistad con Claudio Turco García, figura de Racing. “Tengo una amistad y un gran aprecio por el Turco. Era un jugador importante y encima era picante dentro del campo de juego. Generaba reacciones en la gente, sin maldad pero era un jugador que generaba un plus. En los clásicos había enfrentamientos, choques y cargadas. Generaba algo distinto…”, aseguró.

-¿Qué opinás sobre el presente de Independiente?

El Rojo tiene un plantel rico, de buenos jugadores. A cualquier entrenador le gustaría estar dirigiendo a este plantel. Futbolísticamente no está en un buen momento pero los clásicos son partidos distintos, ajenos a los partidos habituales. Yo creo que el que mejor esté ese día en el partido se llevará los tres puntos.

-¿Pensás que puede llegar a descender en junio?

No se me cruza el descenso bajo ningún punto de vista porque se que tiene un muy buen plantel de jugadores y los que definen son los jugadores así que estoy muy tranquilo.

-¿Influye el presente del equipo para jugar un clásico?

Los clásicos son especiales, dependen de un montón de cosas, de cómo se levanta el equipo. La localía es fundamental, Independiente va a reventar el estadio. El Rolfi es un jugador distinto. Tiene una jerarquía y un potencial futbolístico importantísimo y yo creo que en estos partidos ese potencial marca la diferencia. Es un jugador riquísimo, le pega bien a la pelota, tiene panorama, volumen de juego, precisión. Si bien el fútbol es un complemento de cosas, Independiente con él tiene un plus.

-Si pudieras repatriar a un jugador, ¿quién sería?

Y…la respuesta es obvia, el Kun Agüero. Es un jugador extraordinario, yo como entrenador, sacá a Independiente, para mí el Kun no puede faltar en el tridente ofensivo de la selección argentina. El Kun de hoy es algo fantástico. Está en el top 10 de los mejores delanteros del mundo.

-¿Qué opinás del Tolo Gallego?

Estuve mucho tiempo con él como ayudante de campo. Realmente nos fue muy bien, hicimos dos torneos muy buenos, lo único que digo en general es que hoy los entrenadores tenemos que trabajar muchísimo, no alcanza con lo que fuimos. Hoy la paridad que existe entre distintos jugadores es tan grande que uno como entrenador tiene que analizar muchísimo al rival y trabajar muchísimo sobre virtudes y defectos de tu equipo y del rival. En el fútbol de hoy eso es importantísimo y uno no lo puede dejar al margen, no alcanza con decir “Yo fui”.

-¿Qué diferencias encontrás con el fútbol europeo?

Los jugadores europeos tienen un nivel técnico impecable y una capacidad individual enorme. Hay que trabajar en potencial y en lo físico. En Europa reciben todo lo necesario para trabajar tranquilos. El fútbol argentino tiene otras artimañas, otro modo de trabajar y de jugar, por eso creo que hoy en el fútbol argentino los entrenadores tenemos que darle mucha más información al jugador sacar diferencias.

Como el camino de la charla fue su vida. Luis Islas, primero arquero con carácter y una fuerte personalidad. Tan impulsivo como para ir a buscar una pelota al área rival en un clásico que está empatado. Luego, con el paso de los años, sereno, dio un paso hacia atrás y ahora ve el fútbol desde otra perspectiva, ya no más desde el área chica.

 

Artículos relacionados