thumbnail Hola,

El mediocampista de Racing habló de todo en charla exclusiva con Goal.com. Pasado, presente, futuro, su hermano Franco, Europa, el Barcelona y más...

“Tenía el sueño de estar en primera, de poder ser titular en Racing y no iba a parar hasta poder lograrlo”

Se lo puede ver cuando habla. Es tan transparente que es fácil advertir que esa humildad que irradia no se trata de una postura de ocasión. De cuna se advierte que le llegaron esas cualidades. Primero fue su hermano el que demostró que en la familia la simpleza y la buena energía es un denominador común. Papá Marcelo es el que marca el camino, primero dio señales de eso Franco y hoy Bruno, de Zuculini se trata, deja bien en claro cuáles son sus valores. Y cuando se expresa y cuenta cómo vive este momento que le toca vivir en Racing, se desnuda en emoción, en ilusión, en pasión.

Se nota que admira a su hermano, Franco, que hoy actúa en Zaragoza, pero que ya pasó por el fútbol Alemán (Hoffenheim) y por Italia (Génova). Pero también sueña con su futuro y una chance en el Viejo Continente. Pero claro, tprimero quiere triunfar en Racing, en la Academia, en ese club que lo recibió a los siete años, cuando con su papá y su hermano viajaban casi todos los días desde Escobar hasta Avellaneda.

-¿Este es un momento más que especial para los chicos de Racing, después de tantos sufrimiento?
-Es un momento muy lindo para los chicos que estamos ahora. Mi hermano (Franco), cuando estaba en Racing le tocó jugar la Promoción y pelear por no descender y no es muy cómodo para jugar en primera división cuando uno recién debuta. Después de todos esos problemas, que nosotros podamos estar arriba, podamos pelear por llegar a la Copa Sudamericana, a la Libertadores, de jugar finales de Copa Argentina, es algo especial. Y tenemos que agradecer también, porque tenemos chances de poder estar en la cancha.
-Antes Racing era muy difícil para los chicos, ¿Es más fácil crecer ahora?
-Mi hermano jugaba y tenía que hacer lo mejor posible para ganar porque no había margen para el error. Quizá ahora sí lo tenemos y, puntualmente en mi caso, me han tocado jugar partidos que no han sido muy buenos y al otro partido tenía la chance de jugar. Quizá en otro momento esto no sucedía. Por eso es que hay que agradecerle al cuerpo técnico y a los dirigentes que nos dan la chance de jugar a los más chicos.
-¿Cuánto tiene que ver el cuerpo técnico para que los chicos mantengan la calma, porque del fútbol extranjero te quieren a vos, a Centurión, Vietto, Fariña?
-Primero es fundamental tener un buen un cuerpo técnico y un grupo de compañeros que saben bajarte a tierra, que te dicen qué tenés que hacer, qué es lo mejor en cada momento. Y la verdad hoy en Racing tenemos esas cosas que son buenísimas. Después, la verdad es que no sé nada de si me quieren o no de afuera, uno primero quiere hacer historia acá y que la gente reconozca el esfuerzo y la humildad de uno. No estoy apurado por tener una oferta del exterior.
-¿Cuánto vale compartir tiempo con jugadores como Camoranesi, Saja, Pelletieri, que esté Ayala como manager?
-La verdad es que eso es genial. No conocía a ninguno de ellos. Mauro [Camoranesi] es un fuera de serie, un campeón mundial y tenerlo sentado al lado y que te haga chistes… Es genial. Tiene una humildad increíble. Y así son Saja, Pelletieri, Sand. Y eso es muy lindo, porque te dan confianza, tranquilidad, absorben la presión ellos y para nosotros que tenemos 18, 19 y 20 años, nos hace bien.
-¿Los más grandes los aconsejan mucho?
-Siempre, antes del partido, el Chino Saja habla, y nos dice: “muchachos, chicos, diviértanse, jueguen como lo hacen en las prácticas que nosotros nos hacemos cargo dentro de la cancha”. Y eso te da un plus, te da una energía impresionante.
-¿Hay como una obligación más grande para el equipo después de la experiencia del primer torneo?
-Y, haber hecho 33 puntos, la mejor marca después de los 32 puntos de Rivarola, no se hacen todos los años. Nuestro objetivo es mejorar esa marca y de ahí ver para qué estamos. Uno siempre sueña con salir campeón, pero hay que estar tranquilo. Tratamos de tener objetivos a corto plazo, que es llegar a los 30 puntos y cuando los alcancemos, veremos qué más podemos hacer.
-¿Qué  aprendiste o qué mejoraste en tu juego desde que debutaste?
-La verdad que no fue fácil para mí estar con los más grandes. Yo tenía ganas de jugar, tenía el sueño de estar en primera, de poder ser titular en Racing y no iba a parar hasta poder lograrlo. Me ayudó mucho tener compañeros grandes y tener un fenómeno como Agustín Pelletieri, que las malas te las dice, las buenas también y si te tiene que agarrar de las orejas lo hace. Eso me ayudó mucho y también la confianza del cuerpo técnico que me siguió poniendo.
-Y a tu juego, ¿qué le pusiste?
ESTÁ HECHO UN DEMONIO
Anoche, Racing debutó con el pie derecho en el Torneo de Verano, venciendo por 2-1 a Boca. Gabriel Hauche y Sebastián Saja fueron los goleadores de la Academia.

-Creo que mejoré en el orden, tengo que seguir mejorando. Antes quería correr a todos y, los partidos, los terminaba cansado, los últimos 10 minutos sinceramente nos los corría. Ahora trato de administrar mejor la energía y llegar a la última jugada, que es la más importante, con toda la fuerza necesaria.
-Ahora que ya estás en primera me imagino que debés pensar en tu futuro, ¿cuáles son las ligas que más mirás y más te gustan?
-Miro mucho fútbol. Pero más que el juego en sí, miro mucho a los jugadores que juegan en mi puesto. Miro mucho la liga de Italia y la de España. Tuve la chance de ir a visitar a mi hermano y ver un partido en vivo de la liga española. La verdad es que juegan muy bien. La mayoría de los jugadores tienen mucha técnica. En Italia todo es muy intenso. Y en Inglaterra es tremenda la precisión que tienen, los pases al pie que se dan de treinta metros... La verdad es que es un placer verlos jugar.
-¿A qué jugadores mirás?
-Busquets, Pirlo, Yaya Touré, hay muchos. Uno trata de mirarlos, porque hacer lo que hacen ellos es muy difícil.
-¿Te genera ansiedad ver el fútbol del exterior y pensar en eso?
-Si, se genera ansiedad y tengo muchos sueños por cumplir. Pero la verdad es que estoy muy enfocado en Racing. Estamos muy bien, el club está muy bien, como antes no lo estaba, vos pensá que yo juego en el club de los 7 años y siempre me tocó verlo mal a Racing. Y ahora está bien, me toca estar en un lugar de privilegio y lo quiero aprovechar. Uno trabaja para que el club siga creciendo y para que las malas no vengan más.
-Cuando lo mirás a Busquets me imagino que es imposible no admirar a todo Barcelona.
-Sin dudas, ver a ese equipo es increíble. Tienen a Messi que es de otro planeta, no sé bien de qué planeta es, pero es extraterrestre. Y la verdad es que Barcelona es lo mismo que decir fútbol en su máxima expresión. Es ver el juego y disfrutar. Es apreciar todo eso que uno se imagina como ideal.

Artículos relacionados