thumbnail Hola,

El entrenador manifestó en la Revista Garganta Poderosa que ‘sigue durmiendo’. No le escapó a ningún tema, Riquelme, Messi, la Selección, la moral y el fútbol en general.

Mientras en Boca piensan en el Virrey como una de las alternativas para reemplazar a Julio César Falcioni cuando cese en su cargo, él afirma que sigue “durmiendo una hermosa siesta”.

Carlos Bianchi dialogó con los chicos de Garganta Poderosa y se refirió a Juan Román Riquelme, uno de los mimados en su exitoso ciclo al frente del equipo xeneize: “Tiene muchos códigos que tal vez en esta sociedad no van de acuerdo con él. Yo tengo los míos también, y se me hace bastante difícil convivir. Estamos en un mundo donde no somos los dueños, pero sí somos dueños de nuestra vida. Y nuestra vida la dirigimos como queremos nosotros”.

Sobre la salida del enganche de Boca, el entrenador opinó: “Perdemos a uno de los mejores jugadores que dio el fútbol argentino. Es una pena que haya dejado de jugar, porque uno se pierde de ver buenas cosas, cosas de las que le gustan a uno. Yo lo disfruté; tuve la suerte de dirigirlo durante tres años y medio, y puedo asegurar que me daba placer. Además, tenía una frescura en su juego, natural, imprevisible... Entonces, agradezco haberlo tenido durante ese tiempo”.

Bianchi expuso en Riquelme y en él sus conceptos de moral. Una de las razones por la cual no ha vuelto a dirigir: “Todas las pequeñas banalidades. Hay falta de moral, falta de respeto, corrupción... Son cosas que a mí me quedan atravesadas en la garganta. No las digiero, porque conmigo no van y me chocan. Pero es el mundo de hoy y, como uno no lo acepta, se margina un poco. No se margina del todo, pero trata de juntarse con gente que tiene los mismos valores morales”.

Hubo más. Sobre la Selección Argentina dijo que “en el próximo mundial tendrá un nivel tremendo. Será el equipo con mayor poder ofensivo en ese momento”. De Lionel Messi agregó: “Veo al mejor jugador de todos los tiempos. Algunos me dicen: ‘No salió Campeón del Mundo’. Pero Messi juega un partido cada tres días y, cada tres días, es bueno”.

Consultado por el fútbol sudamericano, el director técnico expuso: “No es un fútbol jugado, sino peleado. En Argentina se vive lo mismo que en Francia: el fútbol pobre. Porque necesita vender, para seguir subsistiendo. Entonces, terminan yéndose los mejores y los que quedan son jugadores que vienen del extranjero, porque ya están terminando su carrera o chicos jóvenes que quieren irse. En Europa, Francia vende sus mejores jugadores porque Inglaterra, Italia, España y Alemania pagan más. Y entonces, hoy se habla mucho del fútbol inglés: “¡Qué hermoso el fútbol inglés!”, dicen. Sí, ¡pero sacale los jugadores extranjeros, y es horrible!, como la Selección de Inglaterra, una selección banal, que no ganó nada desde el año 66, donde conquistó la Copa del Mundo, porque se hizo en su país. Si al campeonato inglés le sacás a los extranjeros, hay que ver cuántos lo mirarían”.

Artículos relacionados