River estuvo cerca de contratar a Messi: ¿qué pasó?

Antes de su llegada a Barcelona, el cuatro veces Balón de Oro fue tentado con un contrato para sumarse al Millonario. Goal te cuenta la historia del hombre que quería ficharlo.

Si la historia hubiera sido como quería Eduardo Abrahamian, Lionel Messi hubiera vestido la banda roja en la final del Mundial de Clubes 2015 y, quizá, River le habría ganado a Barcelona. Sin embargo, con su nombre muy grabado en la historia culé, eso parece muy improbable ahora.

Pero antes de su llegada a España, Messi viajó a Buenos Aires desde su Rosario natal junto a su amigo Leandro Giménez para un ensayo con River, cuando era un pequeño, sí, pero talentoso chico de 12 años y se probó con el grupo de su categoría -incluyendo a Gonzalo Higuaín- en un partido de práctica. Leo dejó una impresión duradera.

"Él me impactó en esa primera práctica", le dijo a Goal el exentrenador de los jóvenes de River, Eduardo Abrahamian.

"Era muy pequeño, pero no nos preocupamos por el tamaño, si no que miramos sus habilidades técnicas, y tenía un montón. Era impresionante: en la práctica metió cerca de 12 goles y, aunque Giménez convirtió un poco más, todos se quedaron observando los movimientos de Messi. Tenía habilidades increíbles", siguió Abrahamian.

Messi se entrenó con River durante varios días y Abrahamian les dijo inmediatamente directores del club que estaban frente a un caso especial. "Estaba aquí por tres o cuatro días. Él nos impresionó mucho", agregó Abrahamian: "Junto con Higuaín en ese grupo de edad, habrían sido campeones de cada año".

"Llamé al Director General del club y le dije que viniera a verlo porque esto era algo sorprendente, era sorprendente la calidad técnica que tenía, su velocidad, la forma en que dejó en el camino a los demás jugadores. Digamos que era diferente".

Pero Messi tenía sólo 12 años y, en aquel entonces, el club sólo alojaba a jugadores de 13 años en adelante, por lo que Leo regesó a Rosario. Y aunque Abrahamian presionó por su contratación, nunca regresó.

"Hablé con el coordinador y con los directores", explicó Abrahamian. "Tuvieron que tratar de hablar con su padre para conseguir que viniera a River. Yo lo quería a él en el club. Pero necesitaban encontrar alojamiento para su padre para que pudiera traer a su familia con él. Yo lo quería a él acá. No se ve a un jugador como Leo todos los días. Marcaba una diferencia, era excepcional. Jugó con alegría, con frescura. Pero había cosas por resolver...".

Sin embargo, esas cosas nunca fueron acomodadas y River se perdió la oportunidad de contratar a un joven talentoso que llegaría a convertirse en el mejor futbolista del mundo, tal vez, incluso, en el mejor jugador de la historia.

¿Por qué pasó esto? Nunca se supo por completo y varias versiones circularon, pero una teoría asegura que el padre de Messi le pidió más al club de lo que el equipo de Núñez estaba dispuesto a pagar. Otra es que el club no podía hacerse cargo de los costos del tratamiento con hormonas de crecimiento que requería Leo, a pesar de que se estima que valía alrededor de $900 por mes.

"No sé lo que hablaron con su padre", dijo Abrahamian. "Lo único que sé es que yo quería contratarlo. Soy un fanático de River y no quiero que el club salga perdiendo. Yo quería que Leo viniera no sólo por sus cualidades técnicas, sino también porque soy un fanático de River. Yo sabía que un día iba a verlo desde la tribuna jugando en Primera y que me iba a sorprender de nuevo. Mi intención fue esa".

Unos 15 años después, Messi sigue dejando mudos a los hinchas de todo el mundo, propios y rivales. Pero Leo nunca hubiera podido jugar en Primera, porque rápidamente firmó en Barcelona y pasó toda su carrera ahí.

La supuesta pérdida de River fue la ganancia para el Barça. El club catalán intervino para hacerse cargo del tratamiento de Messi y lo convirtió en el mejor de todos. Otra vez hablando de River, Abrahamian contó que el club tenía un montón de adolescentes talentosos, pero terminó perdiendo al mejor de todos ellos y se han lamentado desde entonces.

"Yo quería que él venga", dijo Abrahamian. "Estaba convencido de que llegaría a jugar en Primera y yo estaba trabajando en el club porque me dieron el cargo por ello: tener mi opinión en que no se puede perder a un jugador como Messi. Les dije que era un jugador con grandes cualidades, me dijeron que ya teníamos a algunos de ellos. Y que Leo se quería ir a casa. Así pensé 'vayan y convénzanlo de que vuelva'".

Pero nadie lo hizo y Abrahamian cree que cualquier costo que demandara su padre hubiera sido poco en comparación con lo que le daría al club en el futuro, tanto dentro de la cancha como en una futura venta a un mejor equipo de Europa.

"¡La inversión no era nada!", dijo el entrenador y agregó: "Con el tiempo, no hubiera sido nada. Si nos fijamos en lo que habría sido para el club, la institución no tenía problemas económicos, tampoco. Por el contrario". Y destacó: "Cuando Boca invirtió en Maradona, él era un jugador que ya había jugado en Primera para Argentinos Juniors. Pero Boca tomó una decisión y dio sus frutos. River debería haber hecho lo mismo con Messi".

Hoy, 15 años después, Abrahamian cuenta que sigue admirando al jugador que se entrenó brevemente con él, aunque ahora sea de lejos. "No lo he visto desde entonces", dijo y contó lo que le diría si tuviera la oportunidad de cruzárselo: "Si yo lo viera de nuevo ahora le diría: 'gracias por tu fútbol y por toda la alegría que nos traés. Porque él nos da alegría cuando juega en la Selección y cuando lo vemos jugando para Barcelona".
 
Mientras Abrahamian contaba esto, sin embargo, se le hacía un nudo en la garganta. Un lamento que, a pesar de todo lo que hizo en su momento, no podrá superar por no haber visto nunca a Leo con la camiseta de su amado River.
 
"Cuando ves a un jugador llegar al club de niño y después llega a primera, es algo emocionante. Disfrutás aún más. Imagináte a Messi jugando para River...".
 
Casi sucedió pero, por desgracia para los hinchas del Millonario, nunca lo hizo. Y el resto, como dicen, es historia.