thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 10 de noviembre de 2013
  • • 21:15
  • • Estadio José Amalfitani, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: G. Delfino
0
F
0

Vélez y River aburrieron a todos con un empate sin goles

Vélez y River aburrieron a todos con un empate sin goles

Fotobaires

Vélez y River brindaron uno de los espectáculos más pobres del Torneo Inicial, no pudieron superar la frustración de haber sido eliminados en la Sudamericana y empataron sin goles.

Vélez y River brindaron uno de los peores espectáculos del campeonato y empataron sin goles en el José Amalfitani, por la 15° fecha del Torneo Inicial. Algunas intervenciones de Barovero -se retiró lesionado en el complemento- y Sosa, los dos arqueros, le pusieron algo de picante a la primera mitad pero después no pasó nada. Profundo dolor de ojos. 

El estado de ánimo, muchas veces, se refleja en el nivel de juego. Y el partido que jugaron en el José Amalfitani fue la prueba más cabal. River y Vélez no pudieron salir del pozo en el que entraron tras quedar eliminados de la Copa Sudamericana durante la semana y brindaron un pobrísimo espectáculo.

En la primera mitad, el dueño de casa fue superior, mostrando algo de coraje y no tanto fútbol, en busca de los tres puntos. ¿La fórmula? Las incursiones de Cubero y Papa por los costados para buscar el gol por la vía aérea, impulsados por el toque preciso de Canteros, que también llegaba a posición de gol. Así, los de Gareca lograron incomodar un poco, pero no más que eso.

River se limitaba a tratar de cortar en el medio y salir de contra rápidamente con Teo y Mora, pero no logró más que un par de remates desde media distancia, que siempre encontraron bien parado al arquero velezano.

Así las cosas, entre intentos estériles y la impotencia que generan las constantes imprecisiones, el público encontró en el silbato final un poco de paz, con la esperanza intacta de que en la segunda mitad los protagonistas hicieran algo más que un partido mediocre.

La segunda mitad, lamentablemente para todos los que asistieron al duelo, no sólo no mejoró, sino que fue peor. Tras 15 minutos lacrimógenos, y el ingreso de Chichizola por un lesionado Barovero -enorme preocupación para Ramón Díaz-, comenzaron los cambios. El ingreso de Vangioni por Rojas fue el más influyente, porque el ex-Newell's perforó el lateral de Cubero y llegó al área con vértigo, pero ni Mora ni Teo pudieron conectar con éxito sus centros.

Los demás cambios no lograron torcer el destino de un partido nefasto. Cardozo y Copete, en Vélez, a duras penas cambiaron el trámite, y Andrada, en River, no modificó la ecuación. Básicamente, los segundos 45 minutos fueron una pérdida de tiempo, para los espectadores y para los futbolistas, porque lo mismo habría dado si se hubieran quedado todos en sus casa. A los ojos, doloridos después de 90 minutos tan espantosos, eran 22 tipos moviéndose indiferentes al destino de una pelota que saltaba de un lado para otro, pero nunca cerca de los arcos.

¿Lo mejor del partido? Que se haya terminado.


Artículos relacionados