thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 12 de junio de 2013
  • • 14:30
  • • Estadio José Amalfitani, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: P. Diaz
0
F
0

Se metió la violencia

La hinchada de All Boys abrió una puerta que había en el alambrado y provocó incidentes. La policía tiró gases del lado de Vélez y el partido se suspendió a los 26 minutos.

La violencia le ganó al fútbol. Era una linda noche para ver un clásico de barrio como lo es Vélez-All Boys que, si bien no jugaban por nada, ponían en juego la rivalidad histórica. Liniers (o Villa Luro) vs Floresta. Poco duró la fiesta del fútbol: 26 minutos, exactamente.

La hinchada de All Boys rompió una puerta de la popular visitante que da al campo de juego y amagó con entrar. De hecho, alguno lo logró. La policía reaccionó y rápidamente los devolvió a la tribuna. Cuando parecía que todo se calmaba, gracias a la intervención de Roberto Bugallo, presidente del Albo, y de algunos jugadores, todo se volvió a desmadrar. La policía comenzó a tirar gases lacrimógenos en la platea de Vélez y los hinchas de All Boys otra vez comenzaron a querer romper el alambrado y a tirarles piedras a los oficiales que estaban dentro del terreno de juego. A Pablo Díaz, árbitro del encuentro, no le quedó otra alternativa que suspender el encuentro.

Consultado por la gente de Fútbol Para Todos, Nicolás Cambiasso intentó dar una explicación a lo sucedido: "Los hinchas nos contaron que afuera chocaron con la policía porque no los dejaban pasar. Ahora tiraron gases y no se puede jugar más un partido así. Ya no tiene sentido".

No es la primera vez que la cancha de Vélez es escenario de incidentes, más precisamente con el alambrado de la popular visitante.

Artículos relacionados