thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 18 de agosto de 2013
  • • 16:00
  • • Estadio José Dellagiovanna, San Fernando, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: S. Laverni
3
F
1

Victoria estrepitosa

Victoria estrepitosa

José Sand Sergio Araujo Tigre Racing

Tigre le ganó 3-1 a un Racing sin respuestas con dos goles de Sergio Araujo y uno de José Sand. A pesar del descuento de De Paul, la Academia volvió a decepcionar.

Era el partido ideal para que Racing revirtiera el mal inicio de la temporada y se recuperara de la derrota ante Lanús por la Copa Sudamericana. Sin embargo, el equipo de Luis Zubeldía se topó con un Tigre que aprovechó al máximo la sucesión de errores defensivos de la Academia.

Al igual que como había sido el encuentro ante el Granate, el equipo de Avellaneda tuvo chances para abrir el marcador, pero ante cada ataque del local quedaron expuestas las falencias de la última línea, en la que esta vez ninguno se salvó. Tanto Pillud como el debutante Ibáñez por los costados, como la dupla central improvisada que conformaron Migliónico y Cahais fallaron en la mayoría de sus intervenciones y nunca pudieron contener a un José Sand que se movió por todo el área.

Una jugada oportuna de Araujo le dio el primero al local, y aunque después pudo haber llegado el empate por medio de Viola -el único que tuvo un partido aceptable- los desbordes de Wilchez y Sánchez fueron puñales constantes durante todo el encuentro.

Son varios los que deben haber tenido una alegría extra este domingo ya que una de las apuestas más realizadas era que Sand le marcaría un gol a su exequipo. Cuando el partido ya estaba volcado a favor del Matador, Araujo asistió al correntino que sólo tuvo que empujarla de cara al arco desprotegido, porque Saja había quedado en el primer palo intentando evitar lo que finalmente terminó sucediendo.

No es lo más grave que un delantero por el que Racing desembolsó mucho dinero haya hecho sólo dos goles en un año y en el primer encuentro en el que enfrenta a su anterior club le marque un gol. Eso es sólo un dato de color en un contexto gris para el cuadro de Avellaneda, que tiene buenas promesas en ataque pero una pésima defensa y un entrenador que demuestra incapacidad mediante los planteos y los cambios que realiza.

Sería injusto no destacar la fantástica actuación del equipo de Diego Cagna, pero también es menester entender que el hecho de que haya marcado tres goles habla de una mixtura entre virtudes propias que se potenciaron con errores ajenos. Lógicamente, no es culpa del técnico y sus muchachos que el rival esté en un pésimo momento y por eso Tigre redondeó una victoria sin fisuras y dejó a Luis Zubeldía en el ojo de la tormenta.

Artículos relacionados