thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 31 de agosto de 2014
  • • 21:30
  • • Estadio Pedro Bidegaín, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: G. Delfino
1
F
3

River ratificó su gran presente en el Bajo Flores.

River lo dio vuelta y es el nuevo puntero

River ratificó su gran presente en el Bajo Flores.

Télam

River venció 3-1 a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro y ya es el líder del campeonato. El equipo de Gallardo, otra vez, jugó en un gran nivel.

River sigue dulce y su esperanza es cada vez más grande. El equipo de Marcelo Gallardo, otra vez, como viene haciendo en las últimas cuatro fechas, jugó a un alto nivel, mostró un gran funcionamiento en todas sus líneas y así, tras vencer a San Lorenzo 3-1 en el Nuevo Gasómetro y gracias a la derrota de Vélez ante Boca, quedó como único puntero del torneo argentino, con 13 puntos en cinco partidos. Si siguen así, será realmente muy difícil que alguien pueda bajar a los de Núñez...

El primer tiempo del partido arrancó con todo. A los 5 minutos, San Lorenzo se puso arriba tras una gran definición de Mauro Matos, que aprovechó un gran pase de Héctor Villalba y le dio así una ventaja tempranera e inesperada a su equipo. Sin embargo, apenas seis minutos después, Pisculichi, con un potente remate desde afuera del área, la puso bien esquinada, al palo derecho de Torrico, y les devolvió así la tranquilidad a los de Gallardo. Antes de eso, Germán Delfino había amonestado a Teófilo Gutiérrez por simular un penal, en una decisión muy polémica y protestada por todo el banco Millonario.

Tras la igualdad de Piscu, sin embargo, River no se conformó y siguió buscando el desnivel. Con el despliegue y claridad habituales en Matías Kranevitter y las llegadas por los costados de Ariel Rojas y Carlos Sánchez, el conjunto de Núñez se las ingenió para poner en aprietos al local, que, de todas formas, aunque superado, no pasó ningún otro gran sofocón en esos primeros 45 minutos. Por el lado de los de Bauza, justamente, la apuesta consistió en esperar al Millonario y aprovechar algún pelotazo para generar algún buen contraataque. De hecho, apenas antes del descanso, el Ciclón contó con un par de situaciones claras como para anotar e irse en ventaja al descanso. Eso no sucedió y la etapa inicial, así, terminó con el juego empatado y los hinchas expectantes: es que, hasta ahí, el encuentro había sido dinámico, atractivo, con buenas jugadas y pocas interrupciones.

En la primera mitad, los dirigidos por el Muñeco mostraron que, cuando juegan a un toque, hacen diferencia, mientras que, en muchas jugadas, los de Bauza se mostraron desbordados por los laterales. Al inicio del complemento, sin embargo, el Ciclón salió a jugar más arriba y, pese a la lesión de Matos (debió salir en camilla y en su lugar entró Cauteruccio), logró crear peligro en el arco de Barovero. Pero todo lo que el Ciclón había insinuado se derrumbó cuando, otra vez, Pisculichi frotó la lámpara: el ex Argentinos dejó pagando a Cetto, como en todo el partido, y le metió una pelota exquisita a Teófilo Gutiérrez, que definió sin arquero y así anotó su sexto gol del torneo, en cinco partidos. Los dos cracks de River ponían así adelante a su equipo…

Y después de eso, ya arriba en el resultado, para River todo se volvió felicidad. Otra vez, los de Gallardo se empezaron a florear, y mientras San Lorenzo se veía cada vez más superado (Mercier fue expulsado tras una falta a Martínez, y después también Cetto vio la roja) fue sólo cuestión de tiempo para que llegase el tercer grito, el primero en su carrera del chico Lucas Boyé. Walter Kannemann fue el único aprobado de la defensa local, en tanto que los de Núñez encontraron su principal arma en el circuito que armaron en el medio Sánchez, Piscu y Rojas. Al final, la Banda festejó una victoria más que merecida y sigue disfrutando de su presente ideal: único líder del torneo, el equipo más goleador, la valla menos vencida y todas las ilusiones para lo que se viene.

Relacionados