thumbnail Hola,
En vivo

Copa Sudamericana

  • 22 de agosto de 2013
  • • 19:40
  • • Estadio Pedro Bidegaín, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: M. Vigliano
0
F
1

Pegó y supo aguantar

Pegó y supo aguantar

San Lorenzo - River. Copa Sudamericana 2013

River se quedó con la ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana al derrotar 1 a 0 a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro, apenas con el gol y resistencia para defenderlo.

River se quedó con el primer chico de la segunda fase de la Copa Sudamericana. Con una idea de juego clara, golpeó a tiempo a San Lorenzo, con gol de Jonatan Maidana, después de un primer tiempo donde agobió a su rival con presión y despliegue físico. Ya en el segundo cedió la iniciativa y se dedicó a esperar a un Ciclón que nunca tuvo precisión para llegar al empate.

La tarde-noche no había arrancado bien para el Millonario, conocida la noticia de la no habilitación de Teófilo Gutiérrez (lo miró por televisión en el vestuario porque no había lugar en el palco) que obligaba a Ramón Díaz a jugar con Rodrigo Mora solo de punta y dos enganches atrás. El Ciclón, fiel a su libreto, empezaba controlando la pelota y obligaba a correr a su rival, aunque con escasa profundidad más allá de avances por la izquierda de Emmanuel Mas.

Poco pasaba en una primera mitad demasiado luchada, en la que más allá de las enormes dimensiones del Nuevo Gasómetro, todo se discutía en pocos metros. Y River era más. Y Cristian Álvarez colaboró con la causa: dio un rebote corto a un tiro libre de Fabbro y Jonathan Maidana llegó para mandarla al fondo de la red y marcar el 1 a 0.

San Lorenzo se decidió a avanzar pero, más allá de un tiro de Mercier, nunca inquietó a Chichizola. Protestó un gol anulado a Correa, pero se pudo ver claramente como interceptaba con la mano un despeje del arquero.

La primera mitad mostró caras totalmente opuestas a las que se vieron en los primeros partidos del Torneo Inicial: River agresivo, con presión sobre el mediocampo rival y un bloque integrado por defensores y volantes centrales muy firme; el equipo azulgrana, en cambio, se notó nervioso, apresurado, impreciso en su eje Ortigoza-Mercier. Y a todo ello se le suma un público impaciente contra Cristian Álvarez y Mauro Vigliano.

La obligación que le imprimía ser local en la llave puso a San Lorenzo con otra actitud y metido de lleno en el campo de la Banda, con un ingreso clave: Gonzalo Verón fue por Prósperi y por momentos fue un dolor de cabeza para Vangioni, pero cada uno de sus centros desde la derecha terminaba en la nada. Además Mercier, ya sin Ortigoza a su lado, se transformó en el dueño de la pelota en el centro.

En el duelo de los bancos, Ramón intentó hacerse fuerte también por las bandas, hizo ingresar a Carbonero por derecha para darle más verticalidad al equipo por un Fabbro flojo y falto de ritmo. Y luego incluyó a Ramiro Funes Mori de lateral izquierdo para frenar los avances de Verón y para que Vangioni se adelante, pero el exNewell's terminó muy cansado y salió por Ferreyra. Lanzini, más enganche que Fabbro, fue de lo mejor.

A medida que pasaban los minutos, el Millonario esperaba cada vez más atrás y se apoyaba en el escaso peso ofensivo azulgrana. Repetición constante de los intentos por las bandas para que la defensa despeje de frente. Y del otro lado, salir de contragolpe rápido aunque Mora y Lanzini siempre se encontraron solos.

Lo más claro del local se vio casi sobre el final, con un desborde despejado con esfuerzo por Ponzio y un tiro libre de Cauteruccio bien contenido por Chichizola. San Lorenzo fue más en el segundo tiempo, como River lo había sido en el primero. Sin embargo y con la cabeza ya puesta en la vuelta, esa primera mitad ilusiona por la coincidencia con el mensaje de Ramón Díaz. Con Ledesma como figura y con el gol de visitante como ventaja, deberá saber cuidarse en el Monumental.

Artículos relacionados