thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 10 de junio de 2013
  • • 21:15
  • • Estadio Pedro Bidegaín, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: F. Rapallini
1
F
1

Con la Correa al cuello

Durante 48 minutos, entre el 1-0 de Argentinos y el empate de San Lorenzo, Independiente estuvo descendido. El Rojo necesita un milagro y el Bicho no depende de sí mismo.

Independiente empezó la fecha sufriendo por la victoria de San Martín de San Juan en Córdoba, siguió con el ánimo aún más bajo tras el triunfo de Quilmes, hizo catarsis al caer por 2-1 ante River en el Monumental y, ya en pleno presente tortuoso, se puso a observar el encuentro entre San Lorenzo y Argentinos en el Nuevo Gasómetro. De hecho, durante 48 minutos, desde que Lucas Rodríguez puso el 1-0 para Argentinos a los 25’, hasta que Correa igualó para San Lorenzo a los 58’, incluyendo los 15’ eternos del entretiempo, Independiente estuvo con los dos pies en la B Nacional. Y, de yapa, con el 1-0 parcial, el Bicho dejaba a Boca último.

El empate, finalmente, le da un hilito de esperanza al Rojo, que de todas maneras depende de un milagro: debe ganar los seis puntos que quedan en juego y esperar que Argentinos pierda ambos encuentros. Y ni así estará salvado, porque también dependerá de los resultados que obtenga San Martín de San Juan. En definitiva, todo eso rodeaba al encuentro.

Pero mientras el resto hacía cuentas, San Lorenzo apostaba a conseguir el punto que lo clasificara a la Copa Sudamericana, situación que no sucedía desde hace cuatro años. Lo logró. Y mereció más. Pero el equipo de Caruso Lombardi, sobre todo tras ponerse en ventaja, se dedicó a armar una telaraña difícil de descifrar. Sólo el elenco de Pizzi rompió los esquemas con una jugada individual, un slalom de Angel Correa de derecha a izquierda que terminó con un toque de zurda para el 1-1.

“Vamos, vamos los pibes”, cantaban los hinchas de Argentinos, intentando empujar a su equipo, que también tuvo un par de situaciones como para conseguir la victoria. No se le dio. Por suerte para Independiente, porque habría mandado todo al Diablo.

Artículos relacionados