thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 8 de septiembre de 2013
  • • 16:00
  • • Estadio Dr. Lisandro de la Torre, Rosario, Provincia de Santa Fe
  • Árbitro: G. Delfino
0
F
2

Todos los abrazos son para Martín Cauteruccio, goleador del torneo con 5 gritos.

San Lorenzo afinó la puntería en Rosario

Todos los abrazos son para Martín Cauteruccio, goleador del torneo con 5 gritos.

Festejo San Lorenzo / Fotobaires

El equipo de Juan Antonio Pizzi derrotó como visitante a Central por 2-0, gracias a los tantos de Cauteruccio y Villalba, después de quedar eliminado en la Sudamericana ante River.

Después de una semana complicada con la eliminación de la Copa Sudamericana frente a River, San Lorenzo recuperó la sonrisa en su visita a Rosario: con un planteo inteligente y muy contundente, se impuso 2-0 sobre Central con tantos de Martín Cauteruccio -que luego se retiró lesionado en la rodilla derecha- y Héctor Villalba, este último sobre el final del partido. Así, el conjunto de Juan Antonio Pizzi alcanzó los 12 puntos en el torneo Inicial y quedó segundo, a uno de Argentinos, el líder.

Llegaba mal herido, tocado en su orgullo el San Lorenzo de Pizzi. Sabía que había hecho los méritos suficientes para tener un poco más de vida en la Sudamericana, pero el planteo mezquino de River y la enorme tarea de Barovero lo había dejado sin nada. Entonces llegó a Rosario con bronca, con los ojos bien abiertos y ávido de un triunfo. El mediocampo cambió radicalmente, con los ingresos de Elizari, Romagnoli y Alan Ruiz, más Kalinski y Ortigoza detrás. Y la estrategia también. Al igual que River en la Copa, el Ciclón decidió esperar esta vez. Y le trajo sus réditos.

Central se adelantó en el campo de juego y la visita aprovechó esos espacios con un Romagnoli muy movedizo y rápido, y Buffarini atacando por la derecha. Pero no fue hasta el minuto 27 que se abrió el marcador. Un pase largo al ras del piso encontró a Cauteruccio corriendo de frente al arco con la defensa volviendo. El goleador del campeonato no se apresuró, hizo pasar a un par de marcadores de largo y cuando las camisetas blancas se amontonaban entre él y el arquero, definió al primer palo a contrapié de García: 1-0.

En la siguiente jugada, apenas celebrado su gol, Cauteruccio debió dejar la cancha y salir lesionado, con una molestia en la rodilla derecha que horas después los médicos diagnosticarían como esguince. Villalba lo reemplazó con la consigna clara: lastimar con su velocidad a la espalda de los defensores. Y vaya si lo hizo. La defensa de Central no sufrió mucho, pero nunca estuvo cómoda.

San Lorenzo entendió que su negoció sería aguantar ese resultado, esperar ordenado atrás y aprovechar una contra para liquidar el pleito. El equipo de Miguel Ángel Russo tuvo la pelota, pero le faltó claridad para saber qué hacer con ella, y fueron pocas las ocasiones en las que verdaderamente impacientó a Torrico. Solo en los últimos minutos acorraló al conjunto azulgrana, pero nunca pudo llegar a la red.

Hasta que, a falta de cinco minutos, Elizari robó una pelota en el medio (todo Central se quejó de que no tenía autorización para ingresar al campo de juego, luego de abandonarlo por un pelotazo en la cara) y habilitó por arriba a Villalba, que encaró al arquero, eludió a Ferrari que volvía a toda velocidad, y la picó contra un palo. Golazo y partido definido.

Como conclusiones, Pizzi deberá analizar las variantes que le dio el nuevo mediocampo, con un Romagnoli muy picante por momentos, y un juego que hizo alabanza al contraataque a diferencia del que venía predicando, con posesión de pelota. Tiene una semana por delante para pensarlo, y la tabla diciendo que el equipo está segundo hará las cosas más sencillas. Central, por su parte, con cuatro derrotas en seis partidos, y un cambio de delanteros que no le trajo mejores resultados (salieron Niell y Abreu por Medina y Castillejos), deberá trabajar para revertir la situación, consciente de que la tabla de los promedios no le dará mucho oxígeno.


Artículos relacionados