thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 24 de agosto de 2013
  • • 18:30
  • • Estadio Dr. Lisandro de la Torre, Rosario, Provincia de Santa Fe
  • Árbitro: N. Pitana
1
F
0

Central se llevó un premio enorme ante el Tomba

En Rosario, tras dos derrotas consecutivas, el equipo de Russo no hizo mucho más que los mendocinos pero le alcanzó con un penal del Loco Abreu cerca del final para imponerse 1-0.

Rosario Central se reencontró con el triunfo luego de dos derrotas consecutivas, en un duelo que era fundamental en la lucha de los promedios: derrotó a Godoy Cruz por 1-0 en el Gigante de Arroyito, con un gol de penal de Sebastián Abreu, que convirtió por primera vez con la camiseta Canalla. El local no hizo mucho más que la visita, pero fue el que más intentó en la segunda mitad y por eso se llevó un merecido -y enorme- premio.

El escenario no podía ser mejor: un Gigante de Arroyito repleto, vibrante, y un choque entre dos equipos que necesitaban sumar de a tres para escaparle a las últimas posiciónes de la tabla de promedios. Sin embargo, ambos equipos parecieron no estar a la altura del contexto y dedicaron los minutos iniciales a evaluarse, sin tomar demasiados riesgos. El local estaba un poco más adelantado pero apenas el Tomba trababa en el medio el conjunto de Russo se quedaba sin ideas y no podía generar juego. Entonces, ante la falta de ideas y juego colectivo, primaron los centros bombeados y sin mucho sentido, y los remates desde afuera del área que incomodaban poco y nada.

Así las cosas, los responsables de que el cero no fuera quebrado en los primeros 45 no fueron solo los atacantes, sino también Caranta y Carranza: los dos arqueros tuvieron una atajada clave cada uno para mantener el invicto. El uno de Central tuvo una gran reacción para negarle el gol a Alexis Castro, mientras que Carranza sacó un cabezazo bajo al lado del palo.

La paridad que había justificado el 0-0 desapareció lentamente en la segunda mitad, se fue desvaneciendo en favor de los locales. Rosario tomó las riendas del partido y se hizo cargo de la responsabilidad que le implicaba ser dueño de casa y necesitar sumar de a tres para inflar su flaco promedio. Y fue, con más ganas que ideas, por momentos más vertical de lo que podía serlo, desordenado. Pero fue.

Delgado empezó a dejar una marca por el andarivel izquierdo de tanto ir, y hasta pudo abrir el marcador de no ser porque su remate se fue por arriba del travesaño después de un rebote que él mismo había generado en un desborde. El Tomba se limitaba a cortar el juego sin mucho éxito y esperar la contra, pero ni Óbolo estaba fino para aguantar la pelota de espaldas, ni Castillón recibía cómodo.

Russo mandó a la cancha al Loco Abreu, que reemplazó a Luna (dejó la cancha entre lágrimas por una molestia muscular), y a Medina, pero el que más incomodaba era el Sapito Encina que complicaba la espalda de Grimi. Y tanto fue así, que finalmente aprovechó un pase entre líneas de Medina y se dejó caer dentro del área tras la llegada del lateral izquierdo que quería rechazar la pelota. Pitana no dudó y cobró penal. Abreu tampoco dudó y, cuando todos esperaban que la pique (incluido el arquero Carranza), acomodó la pelota en el ángulo superior izquierdo y desató la locura en un Gigante de Arroyito desbordado.

El equipo de Palermo intentó reaccionar, pero no quedaba mucho. Grimi probó desde afuera con un furibundo disparo pero encontró a Caranta bien parado, y el partido se le fue sin poder llegar al empate. Central fue un merecido vencedor, sin hacer mucho más que su rival, sólo lo justo y necesario. Y como explicó un sabio Abreu al terminar el partido: "En esto del fútbol es complicado el tema de la justicia, Central hizo los méritos para ganar, pero los tres puntos te los dan si hacés los goles". El uruguayo lo hizo y Rosario celebró a la altura de su locura.

Artículos relacionados