thumbnail Hola,
En vivo

Serie A

  • 8 de abril de 2013
  • • 15:45
  • • Stadio Olimpico, Roma
  • Árbitro: P. Mazzoleni
  • • Espectadores: 50000
1
F
1

Roma y Lazio, a mano

Roma y Lazio, a mano

Getty

El clásico romano culminó en tablas. Lazio tuvo todo para ganarlo, pero Hernanes erró un penal que hubiera significado el 2-0. Lo igualó Totti por la misma vía.

Pocas rivalidades en Italia son tan intensas como la que supone un Roma-Lazio, sólo igualado por la animadversión que sienten el Genoa y la Sampdoria, un clásico del calcio. El encuentro entre los equipos de la capital fue precedido por serios incidentes previos que desgraciadamente se van haciendo cada vez más habituales. Cada equipo lideró una parte del partido y sus estrellas fueron actores principales. Hernanes en el lado de la Lazio y Totti por la Roma nivelaron el encuentro que tuvo dos penales y una expulsión como alicientes extras.

Bajo el humo de las bengalas arrancaba una nueva edición del derbi de Roma con tímidas alternativas iniciales en sendas escuadras que tuvieron a Lamela por los romanistas y Candreva en los celestes como primeros destacados de la noche antes de que el protagonismo recayera sobre Hernanes y su zapatazo descomunal de zurda que adelantaba a Lazio en el Olímpico al cuarto de hora de juego.

La segunda parte se inició con otro de los ingredientes propios de estos enfrentamientos, un penal propiciado por una clara mano de un inocente Marquinhos. La pena máxima era golpeada fuera del arco por Hernanes, disfrazándose de villano tras su rol de héroe. Rol que crecería cuando minutos más tarde lo tomaba a Pjanic en el otro área, en otro claro penal que Totti se encargaba de transformar asumiendo su papel de eterno capitán. La Roma despertaba y golpeaba acto seguido con un duro disparo del '10' romano, bloqueado extraordinariamente por Marchetti. El partido había pasado del azul celeste al rojo púrpura. Del fondo norte al fondo sur.

La expulsión de Biava, a falta de 20 minutos -otro de los componentes que faltaban al clásico para tener todos los elementos- incendió el tramo final del encuentro con velocidad, tensión y con un Totti que pasó a ser el inconfundible actor principal, primero con un saque de esquina suyo cabeceado fuera por Lamela y una segunda acción en un libre directo atajado por un seguro Marchetti que ponía punto final a otro emocionante derbi capitalino.

Artículos relacionados