thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 17 de noviembre de 2013
  • • 18:15
  • • Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: C. Maglio
1
F
3

River volvió a perder y el Monumental estalló de bronca.

River perdió 3-1 con Olimpo y profundizó su crisis

River volvió a perder y el Monumental estalló de bronca.

River - derrota con Olimpo, Torneo Inicial 2013

Los goles de Pérez Guedes, Furios y Vega para el 3-1 del conjunto bahiense hicieron estallar el Monumental. El equipo de Ramón Díaz acumula siete partidos sin ganar.

¿Qué más se puede decir de este River? Si el equipo no tuvo ideas cuando todavía tenía chances de pelear el campeonato, no había argumento que hiciera pensar que sin motivación podía mejorar en algo su imagen. Y el equipo de Ramón Díaz volvió a demostrar que siempre se puede estar peor. Esta vez con un 1-3 ante Olimpo, una derrota que profundiza aún más la crisis del equipo.

Ante uno de los últimos equipos de la tabla, con la necesidad de ganar y ante su gente, increíblemente River no tuvo ideas. Y tampoco arriesgó. Jugó con doble cinco durante todo el partido, no hubo cambios ofensivos para contrarrestar a un equipo débil, al que no le sobró nada, pero que le alcanzó para dar el batacazo en el Monumental.

Este River apático ni siquiera puede mantener un resultado. Simeone puso en ventaja ya a los 9 minutos del partido y el escenario estaba dado para una goleada. ¿Goleada? River tiene apenas 10 goles en 16 partidos. Era una visión demasiado optimista. Pero ni el más pesimista podía imaginar lo que vino después.

Sobre el final de la primera etapa, Pérez Guedes marcó el gol del empate. A los 21 del segundo tiempo, Furios puso en ventaja a los bahienses tras un cabezazo. Y para que el golpe fuera todavía más duro, Vega se hizo cargo de un tiro libre que rebotó en Mejía y se metió por arriba de Chichizola. Olimpo demostró que se agranda con los grandes y les mete de a tres: primero había sido contra Boca, en Bahía.

El público Millonario no aguantó más. Los insultos bajaron desde las tribunas y sólo perdonaron a Kranevitter. Ramón tampoco se salvó. La paciencia para con el técnico viene agotándose hace ya un tiempo. Es que son pocas las excusas que puede esgrimir el Pelado. Con un equipo íntegramente armado por él, con un semestre sobre la espalda, con los refuerzos que pidió y que no estuvieron a la altura, más la eliminación en la Sudamericana y la renovación de un contrato millonario, los hinchas comienzan a cuestionar al DT, que ya no es intocable.

El resultado de hoy, de hecho, haría tambalear a cualquier técnico que no tuviese su apellido. Por ahora, el DT sigue con vida, pero la gente está dando su veredicto. Esta tarde, el Monumental volvió a vivir una tarde de Furios.

Artículos relacionados