thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 6 de octubre de 2013
  • • 18:15
  • • Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: G. Delfino
0
F
1

Garra Puma

Garra Puma

Getty Images

Boca se hizo fuerte tras el gol de Gigliotti y aguantó el acoso de un River que remató dos veces a los palos. Así, enmudeció al Monumental.

El Superclásico sin hinchas visitantes finalmente quedó para el visitante. Boca se hizo fuerte en el Monumental y, con gol de Emmanuel Gigliotti, venció a un River que pagó la falta de fútbol y de ideas, aunque tuvo las chances más claras, incluidos dos tiros en los palos. Con el triunfo, el Xeneize estira la paternidad ante su clásico rival en el profesionalismo a siete partidos.

River empezó el encuentro decididamente en campo de un Boca que no podía salir. Los volantes del Millonario presionaban a Gago y a Sánchez Miño y no dejaban que la pelota llegara a Riquelme. A partir de esa presión, los de Ramón Díaz jugaban permanentemente en el campo contrario. A pesar del buen comienzo local, la primera la tuvo el Xeneize por medio de Sánchez Miño, que en una contra remató de zurda cruzado, tiro que contuvo bien Barovero.

A partir de allí y hasta los 15 minutos, River asfixió a Boca. Lo tuvo casi en un arco y le creó varias situaciones, aunque pocas muy claras. Un cabezazo de Mercado que se fue cerca y una doble atajada de Orion ante el mismo Mercado y ante Lanzini, la segunda luego de un mal rebote del arquero.

Tras pasar el dominio del Millonario, Boca finalmente pudo salir y crear peligro. A los 19, Barovero se lo sacó primero a Sánchez Miño y después a Gigliotti, en una gran muestra de reflejos. Tres minutos después, Boca la movió bien en ataque y llegó al gol. El Burrito Martínez desbordó por la derecha, mandó el centro al medio y Gigliotti se anticipó a Maidana para marcar el 1-0 a favor de los de Carlos Bianchi.

River tardó en reponerse del golpe, pero Boca no aprovechó para adueñarse del partido. Con un Riquelme muy estático y un Gago que no conseguía la pelota, de a poco la ventaja en el marcador quedó sólo en eso, sin plasmarse en el juego. Los de Ramón Díaz volvieron a la carga pero no crearon muchas situaciones en lo que quedó del primer tiempo, apenas un remate de Carbonero que se fue por el segundo palo de Orion.

El segundo tiempo arrancó con un River otra vez siendo protagonista y un Boca de nuevo arrinconado, aunque, al iguel que en el comienzo del partido, el Xeneize tuvo la primera clara con un remate de Martínez al palo en una contra. A los 7, el que le acertó al palo fue Ponzio, quien capturó un rebote en la medialuna del área.

A partir de allí, el partido se desdibujó. Riquelme tuvo que salir por lesión y en su lugar ingresó Escalante. En River, además de Ponzio, también ingresaron Osmar Ferreyra y Rodrigo Mora, quien tuvo el empate con un cabezazo tras centro de Vangioni, pero el palo se lo negó. Con pocas ideas, River iba en búsqueda del empate y Boca apostaba a la contra, aunque ninguno de los dos generaba situaciones.

No le alcanzó a River. La falta de ideas lo dejó sin posibilidades de empatar el partido y el que se llevó la victoria, con muy poco, fue Boca, que ahora se prendió definitivamente en la lucha por el Torneo Inicial. Para el local queda el consuelo de que no mereció perder el partido y que hasta hizo más méritos que su rival. Ahora, los de Ramón Díaz deberán remar desde muy atrás si quieren seguir peleando por el campeonato.


Artículos relacionados