thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 10 de febrero de 2013
  • • 13:00
  • • Estadio de la Romareda, Zaragoza
  • Árbitro: Jesús Gil
  • • Espectadores: 22000
1
F
2

La Real Sociedad venció al Zaragoza y sigue soñando con Europa

La Real Sociedad venció al Zaragoza y sigue soñando con Europa

real sociedad

Los 'txuri-urdin', con su segunda equipación, se han visto favorecidos por la superioridad numérica para exhibir su extraordinario control del juego

Hay estadios que son malditos para ciertos equipos o que sencillamente no se dan bien temporada tras temporada. Hoy, la Real Sociedad ha vencido con firmeza en un campo en el que sólo había logrado tres triunfos de los últimos 20 enfrentamientos. Definitivamente, el conjunto 'txuri-urdin' está en un momento dulce que se ha visto favorecido por la inferioridad numérica de los maños, desde el minuto 22' de juego, y con 0-1 en el electrónico.

El Real Zaragoza afrontó el choque con mejores sensaciones que la Real Sociedad. El cuarteto ofensivo donostiarra no conectaban con el resto del equipo por la presión a la que eran sometidos. Una situación que apenas duró 10 minutos, el tiempo en el que el mexicano Carlos Vela tomó contacto con el balón para destrozar la defensa adelantada local con un balón en profundidad a Griezmann que resolvía con temple y categoría al palo corto.

Con la ventaja visitante, la Real estaba cómoda y más que lo iba a estar cuando el joven canterano Héctor era expulsado por doble amarilla con 70 minutos por delante. Una situación que caldeaba el ambiente de La Romareda y que terminaba por apagar Agirretxe con una definición excepcional en el área después de orientarse a su perfil derecho para colocar el cuero lejos de Roberto. Media hora de juego y la Real se encaramaba al triunfo.

A pesar de la incorporación de Henri Bienvenu, tras el descanso, los donostiarras no sufrieron con la presencia de dos delanteros. Es más, intensificaron su dominio con un control de la posesión que se veía favorecido por la superioridad numérica. El duelo se había convertido en un monólogo de tono anaranjado, el color de la segunda equipación de los guipuzcoanos para esta campaña.

Manolo Jiménez logró insuflar algo de oxígeno con otro de los fichajes invernales del cuadro zaragocista, Rochina, pero nunca logró que el equipo entrara en el partido, todo lo contrario que su rival. Una Real en la que cualquier jugador se le veía con confianza para probar suerte en el arco defendido por Roberto. 

Con el partido decidido y sentenciado, Bergara impactaba sobre Postiga y el balón se iba al punto de penalti donde Apoño sonreía por primera vez en todo el encuentro al ver cómo su tiro se colaba por el centro tras describir una bonita parábola. Un engañoso final para un duelo que tuvo un claro vencedor desde el minuto 10.

Artículos relacionados