thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 23 de marzo de 2014
  • • 17:00
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: Alberto Undiano Mallenco
  • • Espectadores: 85454
3
F
4

Festejo blaugrana en Madrid

Barcelona le ganó a Real Madrid por 4-3 en el Bernabéu

Festejo blaugrana en Madrid

Getty Images

Messi metió un triplete y superó a Di Stéfano como máximo goleador histórico del clásico. Di María asistió dos veces a Benzema. El Real, que terminó con 10, ya no es único líder.

La previa marcaba que iba a ser un partido de pronóstico reservado. Quizás con un poco de ventaja para Real Madrid, que venía puntero, en buen estado y con un Cristiano Ronaldo encendido y que iba a querer refrendar su Balón de Oro ante su rival de siempre, Lionel Messi. Barcelona, por su parte, llegaba con algunos cuestionamientos de la prensa al Tata Martino pero con la convicción de que, en estos cruces, sus jugadores siempre sacan a relucir un plus.

El partido fue fantástico, de principio a fin. Tuvo todos los condimentos: juego, goles, récords, varios cambios en el resultado y hasta un arbitraje que dejó mucha tela para cortar. Vayamos por partes. En los primeros minutos, el mediocampo parecía apenas zona de tránsito. Ninguno de los dos cortaba y ambos llegaban hasta el fondo. A los 6, Messi encabezó una contra de manera magistral, esperó el momento justo y le puso un pase exquisito, milimétrico, a Andrés Iniesta. El Cerebro, entrando por izquierda, fusiló a Diego López para poner el 1-0 para los culés.

No tardó mucho el local en reaccionar. A los 20, Ángel Di María mandó un centro preciso para la cabeza de Karim Benzema. El francés la acomodó junto a un palo y Víctor Valdés, que llegó a tocarla, no la pudo sacar. Casi ni tiempo tuvo de lamentarse el Barç porque cuatro minutos después, la fórmula se repitió. Centro de Di María, Benzema que esta tuvo tiempo de bajarla, y gol del Real Madrid.

Parecía que los blancos tomaban el dominio del partido, pero no contaban con la aparición del mejor jugador del mundo. O sí, pero no lo pudieron contener. Messi, con la pasmosa tranquilidad que exhibe siempre dentro del área, puso el 2-2 con un zurdazo demoledor. Así se fueron al descanso.

El segundo tiempo fue el show de los penales. A los 9, Cristiano quiso entrar al área rival y cayó ante un cruce de Dani Alves que en ningún momento lo tocó. Y, de haberlo hecho, claramente fue fuera del área. El árbitro Undiano cobró penal... Cristiano se hizo cargo de la falta y la puso junto a un palo para poner otra vez en ventaja al Merengue.

Diez minutos después, Messi otra vez encabezó una contra de manual y metió un soberbio pase entre líneas para Neymar, quien quedó mano a mano ante López pero no llegó a definir porque Sergio Ramos lo desestabilizó. Penal para los del Tata y roja para Ramos. La Pulga se hizo cargo de la ejecución y puso el empate.

Barcelona fue a buscar el partido con la ventaja del hombre de más y, sobre el final, otra vez Undiano apareció en escena. Iniesta quiso pasar entre Xabi Alonso y Carvajal, que lo tocaron. El Cerebro hizo su parte desparramándose como si le hubiesen disparado y el juez no dudó: penal. ¿Quién se hizo cargo? Sí, Lionel Messi. Leo puso el 4-3, el tercero de su cuenta, y cerró así su récord como máximo goleador en la historia del clásico español.

Real Madrid ahora comparte la punta con el Atlético, que ganó y lo alcanzó en la cima con 70 puntos. Los de Martino, por su parte, llegaron a 69. Se espera un final tremendo en la Liga como no se veía hacía muchísimos años...

Artículos relacionados