thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 3 de mayo de 2013
  • • 21:20
  • • Estadio Centenario Dr. José Luis Meiszner, Quilmes, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: N. Pitana
1
F
2

Premio doble

San Lorenzo perdía ante Quilmes pero le ganó 2-1 con goles de Buffarini y Verón. Con esta victoria, el Cuervo se alejó de la zona de descenso y está cerca de la Copa Sudamericana.

Fue un partido cambiante en el Sur. Los dos necesitaban una victoria para alejarse de la zona de descenso, aunque Quilmes está más cerca de la zona caliente que San Lorenzo pero cuenta con la ventaja de dividir por una temporada y por eso cada victoria lo catapulta en la tabla de promedios.

Todo comenzaba bien para el local, que gracias a la falta de técnica de la dupla central del Ciclón se puso en ventaja por medio de Fernando Elizari. Los defensores no pudieron alejar la pelota del medio del área y el enganche aprovechó el error para romper el empate parcial. Durante el resto de la primera etapa se jugó como más le convenía al Cervecero, porque no había situaciones y la pelota estaba siempre en el medio.

El equipo de Juan Antonio Pizzi llevaba ocho partidos sin perder como visitante y llamativamente no demostraba una actitud acorde a lo que seguramente quería, que era igualar el trámite ante Quilmes. Sin embargo, en el segundo tiempo el cuadro de Boedo hizo un click: empezó a recuperar la pelota más rápido, por ende, logró hilvanar jugadas ofensivas con ventaja numérica y así tomó desordenado al rival en varias oportunidades.

En una de ellas, Julio Buffarini, que encabezó la remontada, se desprendió por la derecha, recibió en el vértice derecho del área grande, y con un certero derechazo cruzado puso el empate. A partir de allí, el visitante fue creciendo paulatinamente mientras los de Omar De Felippe no encontraban respuesta. Ya era más San Lorenzo, por esfuerzo y por juego, y la recompensa llegó: Correa metió un pase al vacío sensacional y Verón hizo la diagonal como marcan los manuales; ¿la definición? toque suave a un palo y a festejar.

Quilmes, desordenado pero con intenciones de empatar, fue para adelante pero a los pelotazos, una fórmula que pocas veces resulta efectiva. Así le simplificó las cosas a la última línea de San Lorenzo, que solamente debió devolver todo lo que venía de frente y no perder la concentración en las marcas. De esta forma, se llevó una victoria importante para comenzar a desentenderse de la preocupación por el promedio y ya mira de reojo la tabla de clasificación a la Copa Sudamericana.

Artículos relacionados