thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 19 de abril de 2014
  • • 18:10
  • • Estadio Centenario Dr. José Luis Meiszner, Quilmes, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: G. Delfino
0
F
1

El equipo de Perazzo está cada vez más cerca de asegurar el objetivo.

Olimpo le ganó 1-0 a Quilmes como visitante y respira

El equipo de Perazzo está cada vez más cerca de asegurar el objetivo.

Télam

En un duelo clave por la permanencia, el Aurinegro aprovechó el buen momento de José Valencia y, con un gol suyo, derrotó al Cervecero y lo hundió en los promedios.

En duelo de vital trascendencia en la pelea por mantener la categoría, Quilmes debía recibir a Olimpo en el Centenario. Ambos venían de ganar, por lo que sabían que un nuevo triunfo les podía dar una importante ventaja con respecto a sus otros competidores en la tabla de abajo.

En el arranque, fue el Cervecero el que asumió el protagonismo. Sin demasiados recursos en ofensiva, pero con el empuje de su gente y el control de la pelota, el conjunto local fue como pudo contra el arco de Nereo Champagne, que se mostró seguro las pocas veces que lo exigieron. La chance más clara salió de los pies de Rodrigo Braña, quien obligó a una estirada del guardavalla para desviar un remate lejano, que luego dio en el palo.

Del Aurinegro, poco y nada en el primer tiempo. Los dirigidos por Walter Perazzo cedieron la iniciativa e intentaron explotar la velocidad de José Valencia para salir de contragolpe, aunque al colombiano se lo vio muy solo en cada ataque y sólo se aproximó con un remate débil poco antes del descanso.

Pero en el complemento, el equipo bahiense, que no había hecho hasta allí demasiados méritos, se puso arriba en el marcador. El Trencito Valencia tuvo revancha y, luego de una notable escalada por la derecha, ingresó al área, definió cruzado y convirtió el 1-0.

Entonces, los de Ricardo Caruso Lombardi se desesperaron, el público comenzó a impacientarse y el marco ayudó a que la confianza de sus rivales creciera. El goleador de la noche tuvo una inmejorable posibilidad de marcar el segundo tanto cuando le robó un balón a Braña y corrió casi 30 metros sin marca contra Walter Benítez, que le adivinó el palo y le tapó la definición.

Hasta el final, Quilmes fue puro desorden y ansiedad, la visita aprovechó los espacios y se defendió con solidez y los tres puntos se fueron para Bahía Blanca. Así, Olimpo quedó muy cerca de la salvación y el Cervecero, con un panorama más que complicado.

Artículos relacionados