thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 28 de septiembre de 2012
  • • 19:10
  • • Estadio Centenario Dr. José Luis Meiszner, Quilmes, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: P. Lunati
1
F
1

Empate en el show del golazo

Empate en el show del golazo

Los jugadores de Belgrano festejan tras el golazo de Farré / FotoBaires

Quilmes y Belgrano empataron 1 a 1 en el Sur. Martín Cauteruccio, en una gran jugada individual, marcó para el local, mientras que Guillermo Farré lo empató con un bombazo.

Es difícil ponerle un adjetivo calificativo al partido entre Quilmes y Belgrano. De juego hubo poco y nada, a pesar de que la pretemporada quedó atrás hace dos meses los jugadores siguen imprecisos. Por momentos, pareció un partido de tenis en el que la pelota picaba una vez en cada campo y volvía por los aires. Sin embargo, hay que ser menos severo con Quilmes, que en cuanto a resultados es el más urgido por su condición de recién ascendido pero intentó, por momentos, mover la pelota al ras del piso, aunque en la mayoría de las jugadas terminó cayendo en el pelotazo sin destino.

Los arqueros no tuvieron demasiada actividad y ni siquiera se les pueden endilgar responsabilidades en los goles. El local se puso en ventaja, algo que merecía levemente por el simple hecho de que su juego se acercó bastante a lo que comúnmente se llama fútbol. Una patriada de Martín Cauteruccio, goleador del cervecero, en la que dejó en el camino a tres rivales, terminó con una pincelada del delantero, que definió de tres dedos al ángulo superior derecho ante la salida de Juan Carlos Olave.

No obstante, el dueño de casa no pudo disfrutar demasiado de la victoria transitoria porque seis minutos más tarde, una bomba que salió del empeine derecho de Guillermo Farré explotó en el arco de Emanuel Trípodi. No merecía empatarlo el pirata, porque le faltó osadía para animarse a atacar a su rival y, técnicamente hablando, careció de movilidad como para aunque sea inquietar al local.

Igualmente, el fútbol no se juzga por intenciones, sino por acciones, y la realidad es que aunque Quilmes intentó, fue demasiado tibio para dominar y quizá esa haya sido una de las razones por la cual no pudo mantenerse arriba en el marcador y se lo empataron tan rápido.

Artículos relacionados