thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 21 de septiembre de 2013
  • • 16:15
  • • Estadio Roberto Natalio Carminatti, Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: D. Ceballos
1
F
1

Consiguió lo que buscaba

Consiguió lo que buscaba

Fotobaires

En menos de un minuto, Olimpo y Belgrano se despertaron del letargo y sacudieron las redes. Cerrutti puso el 1 a 0 pero en la jugada siguiente Carlos Bueno metió el empate.

Fue ese típico partido que estaba para que termine 0 a 0. Porque uno, Olimpo, salió a manejar la pelota, a tenerla la mayor cantidad de tiempo y poder romper la férrea doble línea que planteó Ricardo Zielinski, pero le faltó ese último toque para desequilibrar a la defensa; porque el otro, Belgrano, esperó agazapado cerca del arco de Juan Carlos Olave para salir rápidamente de contragolpe, pero no supo ser efectivo ni aprovechar las pocas chances de gol que tuvo. Pero no terminó 0 a 0. Terminó 1 a 1.

La primera etapa marcó lo que sería el resto del compromiso. Los cordobeses tratando de salir desde contra, con Farré como eje, Velázquez y Pittinari por los costados y Pereyra y Márquez algo más adelantados. Lo bahienses mostraron momentos de buen juego y de tenencia, con Pérez Guedes y Rosales, pero, en los metros finales, no supieron dejar mano a mano a Vuletich ni a Cerrutti.

El dominador de esos primeros 45 minutos fue el Pirata, que tuvo dos situaciones claves con Pereyra, en las cuales Nereo Champagne respondió correctamente. Pero así un partido consta de dos tiempos y, en los segundos 45, los dirigidos por Walter Perazzo salieron con otra actitud y exigieron un poco más a Olave, que salvó su valla en dos ocasiones en el incio de la etapa.

Pero el letargo que rondaba por el Roberto Carminatti se dispersó cuando Musto apenas toco con su cabeza la de Pier Barrios y Diego Ceballos expulsó a los dos. Claro, no era para eso porque en verdad apenas si se tocaron, pero ese infantil acto despertó los ánimos y, diez minutos más tarde, un córner ejecutado por Gil cruzó toda el área, nadie la despejó y le quedó a Cerrutti que rompió el cero. Pero la alegría duró poco porque, en la jugada siguiente, Carlos Bueno metió un cabezazo perfecto y decretó el resultado final.

El punto, sin duda, le calza mejor a los de Zielinski, que fue lo que vinieron a buscar y, aparte, tuvieron las (pocas) situaciones más claras. Olimpo, que tenía el deber de demostrarle a la gente y a si mismo que podía jugar como ante Boca la última fecha, retrocedió un paso y dejó pasar dos unidades importantes en su propia cancha.

Artículos relacionados