thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 6 de abril de 2014
  • • 15:00
  • • Estadio Marcelo Alberto Bielsa, Rosario, Provincia de Santa Fe
  • Árbitro: P. Loustau
0
F
1

En un partido intenso, Central terminó festejando en el Marcelo Bielsa.

Rosario Central venció a Newell’s, con todo el público en contra

En un partido intenso, Central terminó festejando en el Marcelo Bielsa.

Telam

El equipo de Russo ganó 1-0 con gol de Niell, en un partido en el que fue más visitante que nunca. La Lepra intentó hasta el último minuto pero no pudo dar vuelta la historia.

La pasión que despierta el partido entre Newell’s y Central es difícil de encontrar en otro partido. Cualquiera sea. Pero más allá de los colores, los hinchas del fútbol tuvieron suerte esta tarde, porque ambos equipos supieron reflejar en el campo de juego las emociones que despierta un encuentro que paraliza a una ciudad entera.

Intensidad, entrega, inteligencia en los planteos, jugadas de peligro para ambos equipos, presión.Todo eso se vivió en un primer tiempo al que sólo le faltó el gol, que coqueteó más con Central, sobre todo en las últimas dos jugadas de la etapa inicial que hicieron lucir a Guzmán.
 
Pero el equipo de Russo, entrenador que viene invicto en el clásico rosarino, reflejó esa superioridad en el comienzo del complemento y no tardó en plasmarlo en el resultado: al minuto, Central aprovechó una contra excelentemente liderada por Delgado y Niell , que el chiquitín delantero culminó con el que iba a ser el único gol del partido.
 
Newell’s no fue menos, pero no estuvo fino en el área rival. Y ya con el resultado adverso, le costó mucho más perforar la última línea del conjunto Canalla. Aún así, intentó hasta el último minuto, inquietó con el ingreso de Trezeguet y no lo empató porque Orzán desaprovechó una chance inmejorable sobre el final, que seguramente le quite varias horas de sueño esta noche.
 
¿Cómo se vive este clásico? Pregúntenle a Heinze, que a los dos minutos sintió un dolor en su maltrecho aductor derecho pero que ni se le cruzó por la cabeza salir. Se puso una venda y terminó haciendo un esfuerzo heroico en su último clásico. O consúltenle a Ferrari, que se mostró activo y más metido que nunca en el partido, incluso cruzándose con sus propios compañeros en el afán de mantener el resultado a favor.
 
La fiesta fue Canalla, sí. Al igual que ocurrió en el Superclásico del último domingo, un puñado de jugadores se enfrentaron a miles y miles con colores diferentes en las tribunas, y terminaron festejando en soledad en el medio de la cancha. Más allá de la repercusión de un Boca-River, qué lindo es el clásico rosarino y qué bien pudieron reflejarlo todos los jugadores esta tarde en el Marcelo Bielsa. Chapeau, jugadores. Chapeau, Central.

Artículos relacionados